Los comandantes de Azov en cárcel de Moscú

"Crecen desertores rusos". Pero tropas se acercan a Járkov

Los comandantes de Azov en cárcel de Moscú (foto: ANSA)
19:34, 19 junROMAPor Cristoforo Spinella

(ANSA) - ROMA, 19 GIU - Los comandantes del regimiento Azov capturados en Mariupol están detenidos en la prisión de máxima seguridad de Lefortovo en Moscú.
    Un mes después de la rendición definitiva de los defensores de la acería Azovstal, fuentes de seguridad rusas vuelven a arrojar luz sobre el destino de los combatientes ucranianos hechos prisioneros por las tropas enemigas.
    Ningún nombre, pero el papel de mando evocado hace pensar en los protagonistas de la resistencia, que duró casi tres meses y se convirtió en el símbolo de la lucha de Kiev contra la invasión.
    Según la fuente, en la prisión de la capital rusa puede haber más de 100 presos capturados a la salida de la fábrica-búnker, entre ellos "mercenarios extranjeros".
    En esta etapa estaría en curso interrogatorios, mientras que los juicios podrían comenzar en las próximas semanas.
    En los últimos días, los medios de comunicación de Moscú habían informado del traslado a territorio ruso de más de 1.000 de los 2.439 soldados capturados, citando entre ellos al subcomandante del batallón Azov, Svyatoslav "Kalina" Palamar, y al comandante de la 36ma Brigada de Infantería de Marina, Serhiy "Volyna" Volynsky.
    Este último es el único de los líderes de la resistencia de Mariupol cuyas imágenes fueron publicadas poco después de la rendición. Ninguna imformación en cambio se filtró sobre el enemigo número uno de la propaganda pro-Putin, el comandante del batallón Azov, Denis "Radis" Prokopenko.
    Sobre el terreno, en tanto, continúan los enfrentamientos en el Donbás.
    Un frente en el que, según la inteligencia británica, ambos bandos siguen fuertemente comprometidos, a pesar de las cuantiosas pérdidas.
    "Las fuerzas ucranianas probablemente disertaron en las últimas semanas, pero es muy probable que la moral rusa siga siendo particularmente inestable.
    Hubo casos de unidades rusas enteras que rechazan órdenes y enfrentamientos entre oficiales y sus tropas. También es probable que muchos miembros del personal ruso de todos los rangos permanezcan confundidos acerca de los objetivos de la guerra", explicaron los agentes de los servicios de inteligencia de Londres, argumentando que" los problemas de moral en las tropas rusas son tan importantes que limitan la capacidad de Rusia para lograr objetivos operativos".
    El asedio en la región de Lugansk, sin embargo, no cesa.
    Mientras Severodonetsk está cada vez más firmemente en manos del ejército de Moscú, los prorrusos dicen que los últimos defensores de la ciudad, atrincherados en la fábrica de productos químicos Azot con más de 500 civiles, entre ellos cerca de 40 niños, estarían listos para negociar la rendición, como sucedió con Azovstal.
    La situación, explicó el gobernador Serhiy Gaidai, es "difícil en la ciudad de Lysychansk y en la región en su conjunto" porque "están bombardeando a nuestras tropas las 24 horas del día. Hay una expresión: prepárense para lo peor y lo mejor vendrá por sí mismo: debemos prepararnos".
    Cada vez más caliente se está poniendo en tanto otro frente, el de Járkov, donde las redadas se intensifican desde hace días.
    La segunda ciudad más grande de Ucrania, al norte del Donbás, estuvo en el centro de la ofensiva de Moscú al principio del conflicto, antes de volver al control de las fuerzas de Kiev. Ahora, dijo el asesor del ministro del Interior ucraniano, Vadym Denysenko, "Rusia está tratando de hacer de Járkov una ciudad de primera línea".
    En el sur, sin embargo, continúa la contraofensiva. Las fuerzas de Kiev han reivindicado "un progreso significativo" y afirman estar "ya en las fronteras de Jersón".
    El alcalde de Melitopol, Ivan Fedorov, -convertido en célebre porque fue secuestrado y luego liberado por los rusos después de la toma de la ciudad- anunció que las tropas avanzaron 10 kilómetros desde Zaporiyia hacia Melitopol.
    "Ha llegado un gran suministro de armas occidentales, lo que nos acerca a la victoria. Espero -dijo Fedorov- que en un futuro cercano sea suficiente para liberar nuestras ciudades ocupadas y salvar a nuestros habitantes". (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en