"Cyborg", el guerrero de Azov con brazo de titanio

A los 28 años, ya tiene un pasado de guerrero

"Cyborg", el guerrero de Azov con brazo de titanio (foto: ANSA)
19:56, 10 mayROMARedacción ANSA

(ANSA) - ROMA, 10 MAG - El "Cyborg" del regimiento Azov, un comandante con brazo de titanio y un ojo de vidrio que lucha contra los rusos, tiene apenas 28 años y ya un pasado de guerrero.
    Su nombre no dice nada a la mayoría, pero su rostro barbudo y su habla en perfecto inglés rondaron los noticieros internacionales el domingo, cuando respondió durante dos horas vía Zoom a las preguntas de periodistas de todo el mundo desde las entrañas de la siderúrgica.
    Ahí excluyó definitivamente la rendición, una vergonzosa variante ni siquiera tomada en consideración.
    lya Samoilenko es el oficial de inteligencia del regimiento Azov, el batallón de nacionalistas ucranianos que está defendiendo desde hace semanas la planta siderúrgica Azovstal en Mariupol de los ataques rusos.
    Comenzó a luchar por su país en 2015, a los 21 años y hace tres años se perdieron partes de su cuerpo por un misil lanzado por el ejército de Moscú.
    "Tenía munición en la mano -dijo en una entrevista- cuando el misil cayó cerca de mí. La munición explotó por la onda de choque. Mi mano quedó destrozada, una astilla se clavó cerca de la carótida. Me salvaron mis compañeros".
    Tan pronto como se recuperó, Cyborg volvió a luchar porque pensó que su objetivo no se había logrado: la paz en Ucrania.
    Mientras tanto, desarrolló un fuerte sentido crítico hacia la diplomacia y el gobierno del país que defiende, temiendo un compromiso que no permita la devolución de todas las tierras ocupadas por los rusos.
    Porque "si los diplomáticos y los políticos se ponen de acuerdo en un poco de paz, nosotros los soldados no. Porque aquí luchamos, derramamos sangre, estamos muertos. Y ellos están así: bueno, muchachos, ya basta. Es equivocado gastar recursos de personas motivadas. Y da miedo que todos estos años de guerra sean en vano", argumentó.
    A las críticas sobre el carácter derechista del batallón del que forma parte y a las preguntas sobre las razones que lo llevan a arriesgar su vida en cualquier momento, Ilya respondió: "Mi deseo de luchar significa que necesito entenderme como un ciudadano. Como en la antigua Grecia: ¿quieres ser ciudadano? Bienvenido al ejército".
    La cita le salió fácil, porque antes de unirse al regimiento que todo el mundo conoce hoy, estudiaba historia en la Universidad de Kiev.
    "Cyborg", como lo llaman los medios ucranianos, también tiene una madre famosa, Alla Samoilenko, quien es la directora de casting más famosa del cine ucraniano.
    Ahora teme no sólo por la vida de su hijo, sino también porque, con el tiempo, la verdad sobre los hechos de Mariupol nunca salga a la luz.
    "Estoy viendo cómo la Web se limpia de problemas incómodos para las autoridades sobre Mariupol y Azov", escribió en las redes sociales.
    "Mi familia necesita hijos, padres, hermanos vivos. Cuando miro a Ilya, sus amigos, creo que deberían construir una nueva Ucrania. Como sociedad, los necesitamos vivos. Espero que ocurra un milagro". (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en