Pasolini, presente a 45 años de su muerte

Artista italiano controvertido fascina a las nuevas generaciones

La mirada inquietante de Pier Paolo Pasolini, desde un mural en las calles de Nápoles
La mirada inquietante de Pier Paolo Pasolini, desde un mural en las calles de Nápoles (foto: ANSA)
18:37, 01 novROMAPor Paolo Petroni

(ANSA) - ROMA 1 NOV - Al cumplirse 45 años del fallecimiento del cineasta italiano Pier Paolo Pasolini, se extrañan sus películas viscerales, pero sobre todo su alma poética y reflexiva, aquel corsario intelectual que atacaba al conformismo de la derecha, las ideas y el ser de la pequeña burguesía dominante y el poder de los palacios, que son su expresión.
    "Recógete y piensa", decía un verso del libro de poesías "La mejor juventud" (1954), de Pasolini, asesinado el 2 de noviembre de 1975. Una frase que todavía llama a la reflexión.
    "Frente a todo esto, no tienen que hacer otra cosa (creo) que simplemente seguir siendo ustedes mismos: lo que significa ser continuamente irreconocibles. Olvídese de inmediato de los grandes aciertos: sigan sin inmutarse, obstinados, eternamente opuestos, fingiendo, queriendo, identificándose con lo diferente; escandalizando; blasfemando", dice uno de sus últimos textos preparado para una intervención en el congreso del Partido Radical, que no pudo realizar. Su modo de ser, el hecho de haber escandalizado tanto con sus ideas como con su vida y su homosexualidad, junto a sus poesías, sus novelas, sus filmes y sobre todos sus incontables escritos críticos, teóricos, cívicos, sobre el arte y la sociedad transformaron a Pasolini en una presencia constante, siempre en crecimiento, del debate cultural, no solo italiano.
    El artista ha sido siempre un punto de referencia entre estudiosos y estudiantes, mientras se lamentan, con culpa, de cómo se ha olvidado gran parte de la cultura literaria de la segunda mitad del siglo XX. Los diversos escritos -recopilados en diez volúmenes por Meridiani Mondadori- de este "poeta, filólogo y chamán, pedagogo socrático y mártir, en el sentido literal del término (o 'testigo')", como lo definió el poeta italiano Valerio Magrelli, fallecido a los 53 años, siguen incitando lecturas e interpretaciones.
    Se trata de profundizaciones que muestran la fuerza y el incandescente núcleo universal en este mundo de sus puntos de vista, de sus ideas, de sus profundos análisis que resultaron ser casi profecías de la sociedad industrial y que todavía nos hablan en nuestra civilización electrónica. Por eso, es una simplificación inaceptable limitarse, como sucede a menudo, a algunas ideas y afirmaciones extremadamente reduccionistas que tuvieron gran éxito: desde la observación sobre la ausencia de luciérnagas en una naturaleza saqueada por el hombre hasta la famosa frase ''Lo sé, pero no tengo pruebas", acerca de las tramas detrás de los eventos de esos trágicos años.
    Sin contar que sobre aquellas pruebas, acerca de lo que sabía, se discutió al punto de relacionarlas con las razones de su muerte.
    Y todavía se discute: se acaba de editar el libro "La investigación rota de Pier Paolo Pasolini", de Simona Zecchi, con el sugestivo subtítulo "Masacres, Vaticano, DC: lo que sabía el poeta y por qué fue asesinado", vinculado a lo que el poeta escribió, y planeaba escribir, sobre el Ente Nacional de Hidrocarburos italiano (ENI) en la novela incompleta y publicada póstuma "Petróleo" y a una carpeta con documentos que el escritor habría obtenido de uno de los protagonistas de la derecha de la estrategia de la tensión. Aquel texto inquietante mecanografiado por Pasolini -ligaba los problemas de la empresa con la historia de Italia-, hallado en 2010, debía ser un capítulo de "Petróleo" pero al parecer había sido robado de su escritorio: cabe recordar que el escritor trabaja en aquella novela cuando fue asesinado en Ostia, cerca de Roma.
    Las dudas, sospechas y tramas secretas han sido analizadas a través del cine. En 1995 Marco Tullio Giordana filmó "Pasolini, un delito italiano", una investigación sobre el asesinato; en 2014, Abel Ferrara reconstruyó a su modo el último día y la muerte del poeta en "Pasolini", protagonizado por Willem Dafoe.
    Y ahora está por estrenarse (online, por la pandemia de Covid-19) el documental "En un futuro abril-el joven Pasolini", de Francesco Costabile y Federico Savonitto, que narra sus años juveniles y demuestra hasta qué punto el poeta sigue siendo un personaje público que fascina incluso a las nuevas generaciones.
    Nacido en Bolonia, el 5 de marzo de 1922, vivió en Casarsa (Friuli) durante los años '40 junto a su madre y su hermano (que murió como partisano) y en 1950 partió hacia Roma para huir de la denuncia pública de "corrupción de menores" relacionada con su condición de homosexual y su profesión como maestro, que incluso le costó la expulsión del Partido Comunista Italiano (PCI). En la capital, cada vez más, a lo largo de los años, su historia biográfica se identifica con la a menudo vida agitada del escritor, del estudioso y del intelectual comprometido a dar testimonio y a defender, incluso ante la justicia, su radical diversidad, hasta su muerte, la madrugada del 2 de noviembre de 1975, a manos de uno o más de sus "muchachos de la vida". Pasolini era un hombre aparentemente cerrado, tomado por su pensamiento, un poeta y escritor encerrado en su estudio, autor de muchas colecciones de versos (luego reunidos bajo el título "Blasfemias''); novelas como "Muchachos de la vid"' y ''El sueño de una cosa'' o de tesis teatrales, como "Pocilga'' o ''Narración''.
    Se transformó, también, en un cineasta de éxito con películas como "Accattone", "Mamma Roma", "Uccellacci e uccelini" y "Medea", entre otras, que lo convirtieron en un personaje público.
    El cine lo colocó en las portadas de las revistas, que también explotaron el escándalo de sus diversos juicios por ''obscenidad'' y su manera de sentir, como un ser ''inorgánico'' y "heterogéneo'' en el mundo en el que se abrió paso con su "retórica de la provocación", una lúcida herramienta estilística desmitificadora para analizar las ideologías y comportamientos de la cultura y la violencia de la sociedad neocapitalista.
    (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en