Dos nuevos gigantes en Monte Prama

Hallan grandes esculturas de 3 mil años de antigüedad en Cerdeña

Extraordinario hallazgo arqueológico en Monte Prama, en la isla de Cerdeña, Italia. (foto: ANSA)
09:23, 07 mayROMA Por Silvia Lambertucci

(ANSA) - ROMA 7 MAY - Dos impactante nuevas estatuas monumentales emergen en el Monte Prama, en la isla de Cerdeña, donde ya habían visto la luz un conjunto de esculturas monumentales de la civilización nurágica, valiosas por su excepcional conservación.
    Ahora llega otros dos nuevos mensajes del pasado: los poderosos torsos de dos boxeadores, el gran escudo flexible que cubre el vientre y envuelve el brazo; luego una cabeza, piernas y otras partes de los cuerpos, fragmentos de un modelo de la cultura nurágica.
    A pocos días de reanudarse la última campaña de excavaciones, en la necrópolis nurágica de Monte Prama en Cabras, provincia de Oristán en la isla de Cerdeña, han aparecido los restos de dos nuevas estatuas monumentales, dos gigantes que se suman al ejército de piedra de guerreros, arqueros y boxeadores de hace tres mil años que hizo famoso en todo el mundo el sitio arqueológico de Cerdeña, todavía en parte envuelto en el misterio.
    Un resultado verdaderamente "importante" que da esperanza de más sorpresas en las próximas semanas, anticipa la superintendente Monica Stochino a ANSA. Entusiasmado, también el ministro de Cultura de Italia, Dario Franceschini, recuerda que el descubrimiento ocurre poco menos de un año después del nacimiento de la Fundación que involucra al MiC (el ministerio de cultura italiano), al Municipio de Cabras y a la Región de Cerdeña.
    "Un descubrimiento excepcional al que seguirán otros", comenta Franceschini.
    Iniciada el 4 de abril, la investigación de campo confirmó la continuación hacia el sur de la necrópolis y del imponente camino funerario que discurre junto a las tumbas. "Para nosotros es la prueba de que estamos en el camino correcto", subraya el arqueólogo Alessandro Usai, director científico de la excavación desde 2014. "Fuimos a excavar en un tramo que aún no había sido tocado", indicó.
    Distintos en sus características a los boxeadores encontrados en la última mitad de los años 70 tras el descubrimiento accidental de este increíble lugar, los dos nuevos gigantes, explica Usai, son del tipo "lobo-caballo" como los dos últimos desenterrados en 2014, no lejos de las excavaciones actuales, que se caracterizaron precisamente por el escudo curvo muy particular.
    "Una figura rara que tiene un modelo de referencia en la estatua de bronce nurágica conservada en Roma en el museo etrusco de Villa Giulia", especifica el arqueólogo, citando la pequeña obra maestra procedente de una tumba en la necrópolis de Cavalupo, en la región de Lazio de Vulci.
    El minucioso examen, limpieza y remoción de los dos grandes torsos -que llevará tiempo debido a la particular delicadeza y fragilidad de la piedra caliza en la que fueron tallados- proporcionará sin duda nuevos elementos de estudio.
    Pero mientras tanto, ya se están haciendo planes para ampliar el área de la excavación en curso, llevándola de 10 a 20 metros cuadrados. Financiada por la superintendencia de arqueología, bellas artes y paisaje de la ciudad metropolitana de Cagliari y las provincias de Oristano y Cerdeña Sur con 85 mil euros brutos, la nueva intervención, señala Stochino, anticipa otra más sustancial, por 600 mil euros, que también participa la Secretaría Regional del MiC y que se sumará al gran proyecto por 2 millones 800 mil euros con el que se pretende restaurar todo lo encontrado entre 2014 y 2016, para exhibir las nuevas estatuas junto a las demás en el Museo Cabras.
    Un trabajo en equipo que involucra a diferentes profesionales, universidades junto a la superintendencia y la fundación, antropólogos, restauradores, arquitectos, además de arqueólogos.
    Todos juntos para encontrar respuestas a los problemas históricos que plantea este especial cementerio de hace tres mil años, construido a lo largo de una ruta funeraria y reservado casi exclusivamente para hombres jóvenes, cuenta con entusiasmo Usai y explica que en las más de 170 tumbas investigadas "hay un falta total de ancianos y niños", mientras que hay muy pocas mujeres.
    Ciertamente sobre los siglos de vida de este yacimiento, nacido en torno al siglo XII aC, y sobre el de los Gigantes, que los historiadores sitúan entre los siglos IX y VIII dC, aún queda mucho misterio, así como sobre su final.
    Quiénes eran realmente estos gigantes de piedra de 2,5 metros de altura: guardianes ancestrales de un espacio sagrado, representación de las funciones sociales de los muertos enterrados, héroes, ancestros, símbolos de identidad de una comunidad? Y entonces, ¿por qué cayeron reducidos a escombros sobre las tumbas que debían velar: su fin fue consecuencia de una lucha interna entre las comunidades locales, fue culpa de los cartagineses?.
    Usai explica que se inclina hacia otra hipótesis, la de una destrucción "natural": "mi opinión es que los Gigantes cayeron gradualmente por sí mismos, sobre todo porque como fueron hechos, estaban desequilibrados hacia adelante", señala.
    El paso del tiempo, los levantamientos de la tierra, las numerosas cosechas que se han producido en esta extensión de tierra, que siempre ha sido preciosa para el trigo, habrían hecho el resto, reduciendo estatuas, nuragas y betilos, en muchos fragmentos que se fueron luego mezclado.
    "Ciertamente necesitamos ir más allá de los lugares comunes, aquí buscamos respuestas basadas en datos", advierte el experto. Y quién sabe si la nueva temporada de investigaciones no traerá realmente noticias decisivas. (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en