Argentina depende del futuro de Georgieva

La líder del Fondo bajo acusación. El organismo evalúa qué hacer con ella.

La búlgara Krislalina Georgieva, directora gerente del FMI (foto: ANSA)
10:39, 10 octBUENOS AIRES Por Alejandro Di Giacomo

(ANSA) - BUENOS AIRES 10 OCT - Las esperadas reuniones de otoño boreal del FMI y el Banco Mundial comenzarán este lunes en Washington, bajo un estigma inusual, pues el directorio del Fondo deberá decidir en breve si la directora gerente, Kristalina Georgieva, sigue al frente del organismo o no, un dato trascendental para Argentina.
    Pesa sobre la economista búlgara, de 68 años, la acusación de manipular datos en un informe en favor de China cuando era directora general del Banco Mundial, cargo que ocupó entre 2017 y 2019, cuando asumió en el FMI.
    En una reunión llevada a cabo el último viernes el directorio del FMI realizó "progresos significativos" en la comprensión de este asunto, pero "acordó pedir nuevos detalles con el objetivo de llegar a una conclusión" muy pronto, informó la agencia estatal de noticias de argentina Télam.
    El futuro de Georgieva es crucial para el gobierno argentino de Alberto Fernández, un país con su economía en colapso en medio de un año de elecciones legislativas y que está negociando arduamente con el Fondo el pago de una deuda suculenta: 45.455 millones de dólares, de acuerdo a los últimos datos oficiales disponibles.
    En septiembre pasado, Argentina, empantanada en desequilibrios macroeconómicos, ahogada por una inflación que supera el 45% anual y que no tiene acceso a financiación en los mercados internacionales, canceló el primer pago de capital por 1.880 millones de dólares.
    "Un escándalo en el Fondo puede ser un revés para la negociación argentina por un nuevo programa de Facilidades Extendidas", advirtió el diario El Cronista.
    En tanto Clarín dijo que el ministro de Economía, Martín Guzmán, que está en Washington, "no encontrará el mejor clima en el Fondo porque la situación de Georgieva está complicada".
    Días atrás, el premio Nobel de Economía (2001) Joseph Stiglitz calificó la movida contra Georgieva como "un intento de golpe en el FMI" y resaltó que si la funcionaria es derrocada esa acción "podría paralizar la gestión del Fondo en los próximos años" Stiglitz es el mentor del ministro Guzmán -trabajaron juntos en la Universidad de Columbia-, quien acaba de sobrevivir a profundos cambios en el gabinete del presidente Fernández justamente por su rol vital en la negociación de la deuda con el FMI.
    Stiglitz consideró que Georgieva generó molestias en algunos sectores por permitir un FMI menos enfocado en la austeridad y que busca generar cambios graduales para tener en cuenta pobreza y desarrollo.
    El Nobel estadounidense también aseguró que el rol del Fondo en la reestructuración de deuda con los acreedores privados de la Argentina marcó un límite a los mercados, lo que inquietó a esos ámbitos de poder.
    Georgieva, por ejemplo, impulsó un fondo de 650 mil millones de dólares (derechos especiales de giro, o DEG), esencial para la recuperación de los países de ingresos bajos y medianos.
    La búlgara está siendo investigada bajo la suposición de que favoreció a China -junto a otros funcionarios del Banco Mundial- en los informes sobre el clima de negocios de los países, el Doing Business, en sus ediciones de 2018 y 2020.
    La semana pasada el influyente The Economist reclamó la renuncia de Georgieva, mientras que el viernes países europeos como Italia, Francia, Reino Unido y Alemania pidieron profundizar la investigación, casi en respaldo de la funcionaria y buscando evitar una definición tajante.
    Pero, Estados Unidos, un miembro central del FMI, no ha manifestado su posición y parece preferir cambios, según la prensa estadounidense.
    La suerte de Georgieva puede definirse muy pronto. Y lo que pase con ella, definirá el futuro de Argentina. (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en