En una gruta de España durante 500 días

Proeza de alpinista Beatriz Flamini. Salió hoy a la luz del sol

(ANSA) - MADRID, 14 APR - Beatriz Flamini se enteró con siete meses de retraso de la muerte de Isabel II de Inglaterra, es que cuando la reina murió el 8 de septiembre de 2022, la alpinista y escaladora de 50 años estaba encerrada a 70 metros de profundidad en una cueva situada en Motril, al sur de España.
    De esa cavidad subterránea resurgió este viernes tras unos 500 días de completo aislamiento, persiguiendo un récord increíble. "Fue una excelente experiencia, insuperable", fueron sus primeras palabras.
    Al salir de la cueva alrededor de las 9:00 de la mañana, ayudada por un equipo de apoyo, Flamini volvió a la luz del sol con una sonrisa en los labios y los ojos protegidos por lentes oscuros. Además de algunos amigos, también había varios reporteros esperándola.
    "Estaba esperando para salir a darme una ducha", comentó.
    La escaladora explicó que quería poner a prueba su "fuerza mental" y ejercitarla de cara a futuras aventuras. "Soy una deportista de élite, practico actividades extremas", subrayó.
    "En realidad, ni siquiera quería salir", acotó graciosa.
    En el período que pasó bajo tierra, Flamini no tuvo contacto directo con otras personas: se le abastecía de alimentos desde el exterior a través de un túnel previamente preparado y sus principales ocupaciones eran "leer, escribir, dibujar, tejer, existir y divertirse", dijo.
    Según la prensa española, su estancia se vio interrumpida durante unos 8 días poco más de la mitad del reto, debido a una falla en el router por el que enviaba información al exterior (pero sin recibir ninguna). A la espera de que se solucionara el problema, la escaladora permaneció aislada en una tienda instalada junto a la cavidad.
    En todo este tiempo, la deportista, por tanto, no ha estado al tanto de lo que ha pasado en el mundo, ni siquiera de la guerra en Ucrania. "Me quedé en el 21 de noviembre de 2021", dijo a los periodistas. Pero, en declaraciones a Cadena Ser Radio, admitió que el hecho que más la sorprendió fue la muerte de Isabel II.
    La aventura de Flamini, calificada de única por su equipo, será objeto de un documental de la productora Dokumalia, con vídeos rodados por ella misma bajo tierra, y de estudios encargados a las universidades de Granada y Almería para comprender las consecuencias psicológicas y de otro tipo del largo aislamiento. Una de las principales dificultades que enfrentó, dijo, fue tener que lidiar con las moscas que habían invadido la cueva. (ANSA).