El caso Djokovic sin definición

Australia lo expulsa, luego cancela y ahora la Justicia decide

Noval Djokovic. Aún no se sabe si jugará el Abierto de Australia
Noval Djokovic. Aún no se sabe si jugará el Abierto de Australia (foto: ANSA)
11:12, 14 eneMELBOURNERedacción ANSA

(ANSA) - MELBOURNE, 14 GEN - El gobierno australiano resolvió hoy nuevamente expulsar del país al tenista serbio Noval Djokovic, por no estar vacunado contra el Covid-19, pero un juez frenó la decisión, tras lo cual las autoridades decidieron que el número uno del mundo permanezca recluido hasta que el lunes se resuelva su caso.
    Así la situación se convierte en un episodio histórico para el tenis de alta competencia y aún no se sabe si Djokovic, número uno del mundo, podrá jugar el abierto de Australia, que ganó nueve veces.
    En la última acción de este viernes agitado, el gobierno australiano ha pedido que Djokovic sea detenido desde el sábado por la mañana, informó su abogado, Stephen Lloyd.
    El letrado dijo que ese confinamiento -bajo criterios de salud pública- se llevará a cabo de forma permanente con una excepción: el tenista podrá participar en las audiencias judiciales que le conciernen, pero online desde las oficinas de sus abogados, con funcionarios de la Fuerza Fronteriza desplegados en el mismo lugar a modo de custodia.
    Poco antes, el gobierno australiano acordó suspender la deportación de Djokovic, acatando lo establecido por el Tribunal Federal de Australia.
    La justicia australiana frenó la deportación del serbio tras la segunda cancelación de su visado de entrada por parte del Gobierno, tras un pedido de la defensa de. Djokovic para que se bloquee su expulsión del país.
    "La decisión de privar nuevamente a Novak Djokovic de su visa para ingresar a Australia es escandalosa", bramó desde Serbia Dragan Markovic Palma, líder del partido Serbia Unida y un político muy popular en el país balcánico, trasladando el caso también casi a una puja diplomática.
    En declaraciones a la privada Pink TV, Markovic Palma dijo que esta decisión era esperada por él ya que es conocida la actitud poco amistosa de Australia hacia Serbia.
    "Obviamente, a alguien le molestó el hecho de que Nole (como le llaman a Djokovic, NDR) haya ganado el Abierto de Australia nueve veces, y ciertamente las habría ganado por décima también porque desde el punto de vista psicológico es uno de los mejores deportistas, y lo sabemos", amplió el político.
    "Cuántas veces ha ganado partidos que estaban perdidos", dijo Markovic Palma, para quien Djokovic y su familia saldrán aún más fortalecidos tras el entuerto.
    Este viernes, el Ministerio de Inmigración de Australia canceló por segunda vez la visa de Djokovic, el tenista número 1 del mundo hizo escala en Melbourne a donde acudió para participar en el Abierto de Australia, pero sin estar vacunado contra el Covid-19, bajo el argumento de que ya cursó la enfermedad.
    Los abogados del serbio habían presentado una declaración en la que aseguraban que el tenista no pudo ser vacunado porque que dio positivo en coronavirus en diciembre pasado.
    "La fecha de la primera prueba PCR positiva de Covid se registró el 16 de diciembre de 2021", señaló el documento citado por los medios australianos.
    Australia no permite el ingreso a los no ciudadanos o no residentes que no estén completamente vacunados contra el coronavirus. Lo que sí permite son exenciones médicas, pero el Gobierno consideró insuficiente la justificación de Djokovic. Al serbio se lo pudo ver en una entrevista periodística en diciembre, cuando supuestamente ya sabía que había dado positivo.
    El ministro de Inmigración de Australia, Alex Hawke, precisó en un comunicado que la decisión de cancelar la visa otorgada a Djokovic se tomó "por razones de salud y orden público".
    La decisión implica que el jugador serbio, que aspiraba al título 21 de Grand Slam, récord en el Abierto de Australia a partir del lunes, tendrá prohibida la entrada al país durante tres años.
    Pero la Justicia frenó la resolución y ahora el lunes decidirá la suerte de Djokovic, que podría tener que marcharse de Australia o bien permanecer y debutar el martes en el Grand Slam, tras semanas de feroz ajetreo.
    El público australiano parece estar de acuerdo con su gobierno. Una encuesta citada por el diario Herald Sun, de Melbourne, afirma que antes de la noticia de la cancelación de la visa 84% del total de los consultados quería que Djokovic fuera deportado. (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA