La directora de orquesta que sueña con dirigir en el Colón

Silvia Casarin Rizzolo, una de las pocas en su posición en Italia, tiene familia en Argentina.

Silvia Casarin, una de las pocas mujeres directoras de orquesta italianas. (foto: ANSA)
Silvia Casarin, una de las pocas mujeres directoras de orquesta italianas. (foto: ANSA)

(ANSA) MADRID, por Mónica Uriel - Una de las pocas directoras italianas de orquesta, Silvia Casarin Rizzolo, quien como mujer ha realizado en su carrera una "acción de resiliencia máxima", se embarca en el primer gran baile de debutantes a nivel internacional en Italia, que se celebrará en Venecia, cuenta en entrevista a ANSA.
    Confiesa que en su carrera han sido "decenas los contratos que no firmó en Italia" debido a la "mano larga" de quien se los proponía y su "contraprestación" pretendida, y que "de haberlos aceptado, ahora sería millonaria".
    Cuando la veneciana Casarin comenzó a dar conciertos hace 20 años "me encontré con músicos en la orquesta que se confundían adrede y obstaculizaban mi trabajo".
    En los últimos tiempos "se ha creado una cierta simpatía hacia la figura mujer directora de orquesta", que son no más de cuatro en Italia.
    Aunque, todavía hoy en Italia, "país que inventó la ópera, los agentes no representan a mujeres directoras".
    Así que Casarin dice que en su carrera ha hecho "una acción de resiliencia máxima, de valentía".
    Una carrera que comenzó de muy pequeña, cuando con 11 años tuvo que dejar de estudiar danza por un accidente de bicicleta y empezó a aprender piano, "pero a la tercera lección le dije a mi maestra que lo que quería ser era directora".
    Debutó como directora de orquesta a los 18 años, en 2004 fue la primera italiana que dirigió en Estados Unidos y en 2017 se convirtió en la primera mujer en dirigir en La Fenice de Venecia.
    Fundó el Premio Elena Cornaro, el primero italiano sobre la paridad de género.
    Y ahora está embarcada en un gran baile de las debutantes con 300 participantes, que ella dirigirá, el próximo 29 de abril en Venecia, y que aspira que sea "una gran cita a nivel internacional".
    Esta cita nace tras darse cuenta de que las jóvenes "quieren vivir esta tradición de la quinceañera de una forma más moderna.
    Me gustaría que vinieran muchas de América Latina", apunta.
    Sueña con dirigir algún día en el Teatro Colón de Buenos Aires porque tiene parte de su familia emigrada en Argentina y porque es el lugar donde debutó su maestro, Carlos Kleiber.

   Más detalles del baile de debutantes que se va a hacer el próximo año en Venecia: https://www.thevenicedebutantegrandball.com.                                 (ANSA).