Cementerios como museos, embrujo para turistas

De Génova a Mesina, un viaje entre arte y memoria

Los cementerios y sus destellos de arte e historia, una atracción para el turismo (foto: Ansa)
Los cementerios y sus destellos de arte e historia, una atracción para el turismo (foto: Ansa)

(ANSA) - ROMA, porCinzia Conti - De Estocolmo a Buenos Aires, de Praga a Génova, de París a Londres, los cementerios, donde descansan personajes ilustres, se transforman en destinos turísticos, como museos al aire libre, donde se admiran obras de arte funerario y se descubren testimonios del pasado, llenos de encanto y sugerencia.
    Aquí los más destacados de Italia: En Génova, se encuentra el Cementerio Monumental de Staglieno. Bastaría decir que están las tumbas de Giuseppe Mazzini, Fabrizio De André, Fernanda Pivano y Edoardo Sanguineti, pero el cementerio es también una joya por su posición en la colina y por las esculturas y obras de arte que alberga en sus jardines, diseñados por el arquitecto Carlo Barabino. Sobre todo el Angel de Giulio Monteverde, pero también hay una copia del Panteón.
    En Roma, se encuentran el Cementerio Monumental del Verano y el Cementerio Protestante.
    El primero es un verdadero museo a cielo abierto. Aquí están enterrados, entre otros, Vittorio Gassman, Alberto Sordi y Sibilla Aleramo, pero también Trilussa, Giuseppe Ungaretti, Gianni Rodari, Alida Valli, Maria Montessori, Ettore Petrolini, Rino Gaetano, Ferruccio Amendola y Nanni Loy.
    En Testaccio, sin embargo, hay un oasis de paz eterna que no todo el mundo conoce: el Cementerio Protestante. Aquí, entre prados y muchos gatos, se encuentran las tumbas de Antonio Gramsci, Percy Shelley, Carlo Emilio Gadda, Luce d'Eramo y Dario Bellezza. Inolvidable la de John Keats con la inscripción: "Aquí yace uno cuyo nombre fue escrito en agua".

Los cementerios y sus destellos de arte e historia, una atracción para el turismo

 
    Milán, por su parte, alberga el Cementerio Monumental, inaugurado en 1866. Alberga, entre otras, las ilustres tumbas de Alessandro Manzoni, Arturo Toscanini y Giorgio Gaber. Las grandiosas reproducciones de templos griegos y egipcios están flanqueadas por esculturas de arte moderno creadas por artistas como Giò Ponti, Arturo Martini, Lucio Fontana y Giò Pomodoro.
    En Venecia, el Cementerio de San Miguel, es una verdadera isla donde los difuntos a la que se llevaba a los difuntos en góndolas funerarias, creada cuando durante la ocupación austriaca estaba prohibido enterrar a los difuntos bajo el pavimento en el centro de la ciudad como ocurría hasta el siglo XIX El Cementerio de Las Puertas Santas de Florencia rodea la Basílica de San Miniato al Monte, donde existía un pequeño cementerio muy antiguo, documentado por una inscripción fechada en el 417 d.C.
    En Bolonia, está el Cementerio Della Certosa, construido a partir del siglo XIV y clausurado por Napoleón con el famoso Edicto de San Cloud en 1804. Reabierto a principios del siglo XX, el cementerio fue, durante todo el siglo XVIII, una parada del Grand Tour de los jóvenes europeos. Aquí Giosuè Carducci descansa junto a Ottorino Respighi y Lucio Dalla. El Cementerio de Fontanelle, en el corazón de Nápoles, en el barrio de Sanità, se encuentra excavado en la roca amarilla de la colina Materdei. Aquí las mujeres del pueblo adoptaron una calavera (la capuzzella) y rezaron para que el difunto anónimo (alma "pezzentella" ya que fue abandonada) pasara del Purgatorio al Paraíso.
    En Sicilia, están el Cementerio Santa Ursula de Palermo y el gran Camposanto de Mesina. El padre Pino Puglisi y Giovanni Falcone descansan en Santa Ursula, también conocido como Camposanto di Santo Spirito.
    Otro verdadero cofre del tesoro de recuerdos y arte es el Gran Camposanto de Messina, rico en arquitectura neoclásica y Art Nouveau. (ANSA).