Cuba ya no tiene la influencia que tuvo

Paso a ser un país normal a partir de la disolución de la URSS

Cuba ya no tiene la influencia que tuvo (foto: ANSA)
21:24, 18 abrSANTIAGO DE CHILEPor Margarita Bastías

(ANSA) - SANTIAGO DE CHILE, 18 APR - "Hoy día Cuba no tiene ni interna ni internacionalmente la proyección que tuvo", aseguró a ANSA Luis Maira, político chileno, académico y diplomático, testigo privilegiado de la evolución del país caribeño desde 1964.
    Representante de Chile (2014-2018) en la Mesa de Diálogo por la Paz entre el gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), acudía mensualmente a las reuniones en La Habana.
    En su análisis, reafirmó que "Cuba es un país con el que ha tenido mucha cercanía" desde antes de su exilio de 10 años en México, desde donde viajaba permanentemente para reunirse con los cerca de 2.000 chilenos que se refugiaron en La Habana.
    En abril de 2015 "me tocó directamente ver el encuentro de (Barak) Obama y Raúl Castro" y al año siguiente la histórica visita del presidente de Estados Unidos.
    "Mi sensación es que en ese momento había una posibilidad real de avanzar (en las transformaciones de Cuba) y eso fue lo que se frustró con el ascenso de la derecha más radical de (Donald) Trump".
    Tras la vista de Obama, "la gente empezó a vivir de distinta manera, hubo un aumento del turismo estadounidense, soy testigo del desborde en los aeropuertos, los balnearios, los hoteles, eso creo que fue una expectativa interna en los cubanos. Hubo vuelos masivos de la comunidad de dos millones de personas que viven en EEUU".
    Consultado por el fin de la era de los Castro, Maira afirmó que significa "el fin de la etapa heroica. Cuba fue para la población de los 19 países de América latina una referencia, y en particular para la izquierda que levantó la vía armada".
    Según el exembajador de Chile en Argentina y en México, "hoy día Cuba no tiene ni interna ni internacionalmente la proyección que tuvo. Pero queda esa otra faceta de que tiene: una educación masiva, de buen nivel, muy superior al resto de la región, salud universal".
    En su opinión, "hay que aprender a ver a Cuba como un país más. Ya no tiene ese orgullo con carencias, que incluso mantuvo bajo el denominado 'periodo especial' (inicio de los 90) que nadie sabe cómo resistió".
    "La salida de Raúl simboliza un conjunto de cambios. Estamos llegando este 2021 a un hito explícito de todas las transformaciones", remarcó.
    Para el exministro del presidente Salvador Allende, "Cuba pasó a ser un país normal con una reducción de su influencia a partir de los 90".
    Reconoció que "es muy difícil percibir como van a vivir los cubanos el tiempo que viene" pero "van a tener dificultades durante un tiempo indefinido" aunque advirtió que "no hay gente que quiera volver a la economía capitalista".
    "Conozco el perfil de los cubanos. Ellos neutralizaron muy bien con una campaña de educación de que Estados Unidos es el enemigo", detalló.
    No obstante, se perciben los cambios. "La existencia de dos monedas -el peso cubano y el peso convertible- creó un rencor social durante años" al generar dos clases sociales, aquellos que recibían remesas del exterior, que les permitían vivir mejor, y los que no.
    Asimismo, señaló que con "el impacto de Internet no hay posibilidad de que la población cubana acepte la intervención que hubo".
    La sociedad va a ser permeada por los factores de la globalización.
    Consultado por el impacto que tendrá la nueva situación de Cuba en la izquierda latinoamericana, Maira indicó que "el último derivado que uno podría asociar a la revolución cubana es la visión del ALBA, de los países bolivarianos. La visión bolivariana es la postura de la dimensión revolucionaria cubana".
    Interrogado si queda descartada la vía armada para alcanzar el poder en América latina, afirmó que "la vía armada murió con el fin de la Unión Soviética (1992)", en cuyo momento sólo quedaban dos grandes organizaciones guerrilleras: Las Farc y el Ejército de Liberación Nacional (ELN) en Colombia, y Sendero Luminoso en Perú, el cual "nunca se entendió con La Habana".
    Por lo tanto, "no había horizonte de guerrilla por lo que los cubanos no tenían nada que apoyar desde los 90".
    Contó Maira que desde el inicio del proceso de paz colombiana en 2005, "Cuba estaba por ponerle fin a la guerrilla, y esto permitió el proceso de paz y toda vez que surgieron dificultades, Cuba llegó para despejarlo".
    Finalmente, sobre el octavo congreso del partido Cubano que culmina hoy, el académico sostuvo que "me impresiona lo rutinario de los documentos y lo poco diferenciado que va a ser un gobierno de un funcionario como Diaz-Canel".
    A futuro, Maira prevé que "va a progresar un movimiento social que va a venir del Internet, que no es necesariamente subversivo, pero que ya se observa un alejamiento de la gente de su gobierno". (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en