Persiste tensión entre Gobierno y ONU

Senador gobiernista de derechista pide "cerrar" oficina de ONU

Presidente colombiano, Iván Duque.
Presidente colombiano, Iván Duque. (foto: ANSA)
18:17, 01 marBOGOTAPor Oscar Escamilla

(ANSA) - BOGOTA, 1 MAR - El gobierno colombiano de Iván Duque y la Organización de Naciones Unidas concluyeron una semana de tensión tras el informe anual de la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos que habló del aumento de los asesinatos de defensores sociales y las masacres.
    Desde la orilla del gobierno se habló de defensa de la "soberanía", "extralimitación" y "sesgo" ideológico por cuenta de las revelaciones del informe que -según Bogotá- no exaltó sus logros en materia de paz, ni fue contundente en sus señalamientos contra los grupos armados ilegales.
    "La razón por la cual critiqué ese reporte que hizo la Oficina del Alto Comisionado es porque ni siquiera se tomó la molestia de revisar los propios reportes de quien sí tiene el mandato de hacer esa verificación en el terreno, y hacerla en Colombia", disparó en la víspera Duque.
    El "mandato" al que hizo referencia el Presidente apunta a los reportes de la Misión de Observación de la ONU para el proceso de paz con las FARC, que según Duque debería "hacer esas aclaraciones", ante la supuesta "extralimitación".
    El Informe de la Oficina en Colombia del Alto Comisionado para los Derechos Humanos denunció -entre otros- el incremento del 50% en los asesinatos de defensores de derechos humanos que dejó una estela de 108 muertos, sumado a las 36 masacres que en 2019 le costaron la vida a 133 personas.
    Bogotá alegó porque no se exaltaron sus programas regionales de desarrollo en zonas conflictivas, mientras en la víspera Duque lamentó el supuesto silencio en el Informe de la ONU sobre una serie de iniciativas de su gobierno para frenar ese tipo de violencias, que sin embargo no ha detenido los crímenes.
    "En este gobierno hemos tenido una reducción en esos asesinatos, que si bien no se trata de sacar pecho, es casi que incuestionable esa reducción, que la ha avalado, inclusive, también, la Defensoría del Pueblo de Colombia", dijo Duque en un acto público, el mismo día que supo del asesinato de otros dos líderes sociales en el noroeste.
    Este domingo el clima de tensión se mantenía luego que el senador Ernesto Macías, expresidente del Senado y miembro del partido derechista Centro Democrático al que pertenece el Jefe de Estado, pidió al mandatario "cerrar" la Oficina de la ONU por ser una "guarida politiquera con sesgo ideológico pasional".
    "El Pte @IvanDuque debería revisar la relación de Colombia con @ONU_es y cerrar esa oficina de la Comisionada de DD.HH., convertida en guarida politiquera con sesgo ideológico pasional.
    Acá tenemos Procuraduría, Defensoría del Pueblo y Consejería para los DD.HH", escribió en Twitter Macías.
    Para el analista político y académico, Jairo Libreros la "recomendación" de Macías es "errática y le hace un flaco favor" al gobierno de Duque y revela su desconocimiento del "papel que juega Naciones Unidas con su oficina" para "recomendar cierto tipo de tareas que mejoren la capacidad del Estado colombiano en materia de Derechos Humanos".
    La Revista Semana reveló en su más reciente publicación que existe una suerte de pulso entre el gobierno de Duque y la alta comisionada para los Derechos Humanos de la ONU, Michelle Bachelet, por el reemplazo de su delegado en Colombia, el italiano Alberto Brunori.
    "Mientras que la administración Duque le insiste a Michelle Bachelet que le presente una terna para sacar un nombre, la expresidente chilena no da su brazo a torcer y se paró en la raya porque no va a cambiar de opinión y mantiene el nombramiento de la peruana Tarcila Rivera Zea", precisó el semanario.
    La noche del sábado, la ONU dijo en un comunicado que su "cooperación" con el país va más allá de "programas y proyectos" y se materializa también en "evaluaciones sobre temas de interés nacional".
    "Nuestros reportes ofrecen recomendaciones constructivas desde diferentes perspectivas siempre con el propósito de aportar al desarrollo sostenible y a la construcción de paz en el país", recalcó Naciones Unidas en su mensaje.
    La tensión promete mantenerse puesto que se espera el próximo miércoles el informe del relator especial de las Naciones Unidas sobre la situación de los defensores de los Derechos Humanos, Michel Forst, que en una entrevista con Revista Semana denunció que el gobierno de Duque negó un segundo ingreso suyo al país para terminar de documentar la violencia contra los defensores sociales. (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en