Murió Claudio Garella

Fue compañero de Maradona en obtención del primer scudetto de Napoli (foto: Ansa)
11:59, 12 agoROMARedacción ANSA

   (ANSA) - ROMA, 12 AGO - El fútbol italiano se viste de luto hoy por la muerte de Claudio Garella, arquero que logró el primer "scudetto" con Hellas Verona en 1984-85 y dos años después celebró el primer título de Napoli con aquel plantel que comandaba el recordado astro argentino Diego Armando Maradona.
    "El mundo del fútbol llora la muerte de Claudio Garella, arquero que dejó una huella indeleble en la historia del Napoli", afirmó el club al recodarlo y expresar sus condolencias a los familiares del ex futbolista, fallecido hoy a los 67 años de edad.
    Alguna vez bautizado como "Garellik", Hellas Verona también lo despidió con emoción y afecto recordándolo con aquel pseudónimo y destacando que fue "una auténtica leyenda" en el plantel que logró el "scudetto" al mando de Osvaldo Bagnoli.
    Garella jugó en el club veronés entre 1981 y 1985 y luego pasó al Napoli que alcanzó la cima del "Calcio" de la mano de Maradona, logrando el primer "scudetto" en la historia del club en la temporada 1986-87 con Ottavio Bianchi como entrenador.
    En Napoli atajó durante tres temporada y también se consagró campeón de la Copa Italia, aunque seguramente será recordado por siempre por haber logrado un "scudetto" como integrantes de dos equipos que nunca antes lo habían conquistado.
    "El presidente Aurelio De Laurentiis, los dirigentes, el cuerpo técnico y todo el equipo de Napoli expresan su profundo dolor por la pérdida de un inolvidable protagonista de nuestra historia", fue el mensaje de Napoli al conocerse la noticia.
    Garella se fue en silencio, en la previa del inicio de un nuevo campeonato y en un hospital de Turín, olvidado por el fútbol, pero no por los aficionados que lo amaron y lo recordarán siempre por sus proezas bajo los tres palos y, sobre todo, por su estilo en el que utilizaba mucho los pies, algo no tan común entre los arqueros.
    Por esa característica, alguna vez Gianni Agnelli llegó a definirlo como "el mejor arquero a mediados de los '80, pero con los pies", aunque su paso por Lazio (1976-78) no dejó tan buenos recuerdos.
    El periodista deportivo Beppe Viola, fanático del club capitalino, alguna vez llegó a hablar de "Garelatas" para comentar algunos errores del arquero en el programa "Domenica Sportiva".
    Pero luego se ganó el mote de "Garellik" por sus atajadas que le dejaron el grito de gol atragantado a tantos delanteros y a los fanáticos de los rivales que enfrentó.
    Su paso por Napoli no llegó a coronarse con la conquista del segundo "scudetto" en 1989-90 porque tras la debacle en el San Paolo (hoy rebautizado como Diego Armando Maradona) frente al Milan (el 1 de mayo de 1988) que le entregó el título en bandeja el "rossonero" (Napoli fue subcampeón), el club lo cedió a Udinese porque lo consideró como uno de los promotores de la revuelta contra el DT Bianchi.
    Había llegado al club que presidía Corrado Ferlaino de la mano de Italo Allodi, por entonces director general del Napoli que le vio un enorme potencial en su paso por Hellas Verona y alguna vez afirmó: "No me importa como los ataja, sino que los ataja" por su habitual costumbre de rechazar los remates de los rivales con los pies.
    Ya estaba en Udinese cuando Napoli logró su segundo y hasta ahora último "scudetto" con Maradona como estandarte y un año después, en la temporada 1990-91, colgaría los guantes atajando en Avellino.
    Su mayor frustración fue no haber podido integrar la selección "azzurra", donde la valla estaba asegurada con la dupla Walter Zenga y por Stefano Tacconi por aquellos años.
    Hoy, también Torino lo recuerda pues allí inició su carrera profesional en 1972-73: "El presidente Urbano Cairo y todo el Torino Football Club quieren expresar sus condolencias con la familia de Garella, que se formó y debutó en primera con la casaca granate", reza el mensaje.
    "Claudio era un gran compañero y tenía un modo tan particular para atajar que lo convirtió en protagonista en Napoli. Era un poco tímido, pero un gran profesional y fue uno de los artífices de aquel primer scudetto", afirmó el ex zaguero Beppe Bruscolotti.
    El destino quiso que su muerte ocurriera a tres días del partido que jugarán el lunes en el estadio Marcantonio Bentegodi justamente Hellas Verona y Napoli, los dos clubes que alzaron su primer "scudetto" con el como custodio de sus vallas.
    Seguramente, recibirá el homenaje que merecía haber tenido en vida. (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en