Giroud reabrió el campeonato

Giroud definió el clásico con un doblete (foto: ANSA)
20:21, 05 febMILANRedacción ANSA

    (ANSA) - MILAN, 5 FEB - Un doblete del francés Olivier Giroud le permitió a Milan remontar el "Derby della Madonnina" que perdía frente a Inter, ganarlo por 2-1 como "visitante" y ponerse a un punto del líder del campeonato, aunque con un partido más, en el inicio de la vigésimo cuarta fecha del "Calcio".
    "Milan está de regreso", resumió el goleador del clásico al afirmar que su equipo "sigue en carrera por el scudetto" y destacar que "fue un justo vencedor en un partido especial en el que Inter logró ponernos en apuros en el primer tiempo".
    Buen resumen el de Giroud, que jugó su primer clásico milanésy no sólo le dio la victoria al "rossonero" de Stefano Pioli, sino que reabrió la lucha por el "scudetto" en la que el "nerazzurro", último campeón, llevaba amplia ventaja.
    El campeón mundial en Rusia 2018 se despachó con dos tantos en apenas tres minutos, pues igualó a los 75' el marcador que a los 38' abrió el croata Ivan Perisic, la figura en el equipo de Simone Inzaghi, y le dio el triunfo a Milan a los 78' con un gol de colección.
    El primero de Giroud llegó tras un balón que pareció quitarle con falta al chileno Alexis Sánchez (el árbitro Marco Guida no lo consideró así) y tras empujar el balón ingresando por el segundo palo tras un remate de Brahim Díaz que se desvió en el camino.
    Pero el francés, que no había tenido un buen desempeño en el clásico, no se conformó y remató su faena con un gol para poner en un cuadro tras recibir de espaldas al arco, desairar con un taco la marca del neerlandés Stefan de Vrij y someter al esloveno Samir Handanovic con un remate cruzado que festejaron titulares y suplentes del Milan como si fuera un campeonato, así se festejó como en el palco del Giuseppe Meazza.
    No sólo en Giroud, encargado de disimular las ausencias del sueco Zlatan Ibrahimovic y del croata Ante Rebic en la delantera, se sustentó la resonante victoria "rossonera" que puso fin a un invicto de 28 partidos de Inter como local.
    También su compatriota Mike Maignan, que llegó al club para reemplazar a Gianlugi Donnarumma (que partió al París Saint-Germain) tras consagrarse campeón de la Ligue 1 con Lille, aportó su seguridad para sostener a Milan en el partido.
    Fue cuando Inter, que sufrió así su segunda derrota en el torneo y había perdido por última vez en San Siro como anfitrión justamente frente a Milan por idéntico marcador en octubre de 2020, dominaba el clásico y llegaba con riesgo sobre la valla de Maignan.
    Pero fue sin dudas el ingreso de Brahim Díaz en reemplazo del marfileño Franck Kessié a los 58' el que permitió cambiarle la cara al equipo de Pioli, que se animó a más y terminó conquistando un triunfo resonante ante un rival que lo tuvo a maltraer en el primer capítulo.
    La primera llegada a fondo del partido fue justamente de Inter, con un gol de cabeza del neerlandés Denzel Dumfries a los 10', aunque el tanto sería invalidado por Guida por posición fuera de juego de Perisic.
    Apenas un minuto después, Maignan conjuraba otra situación de riesgo ante un remate del croata Marcelo Brozovic que se desvió en el camino y volvería a aparecer en escena a los 28' a puro reflejo tras un remate de Dumfries a quemarropa habilitado por el argentino Lautaro Martínez.
    El goleador de Inter también tendría la suya a los 38' de contragolpe, pero chocaría con la solvencia del arquero francés, que envió el balón al tiro de esquina del que llegaría la apertura del marcador por parte de Perisic.
    Tres minutos antes, Milan tuvo una doble chance en la misma jugada de ponerse en ventaja, con un violento disparo de Sandro Tonalli que desvió Handanovic y en el rebote Rafael Leao buscó el arco con otro remate que se desvió providencialmente en el camino para suerte de Inter.
    Sobre el final del primer capítulo, Maignan volvió a ser probado, esta vez por el bosnio Edin Dzeko, refrendando el dominio del equipo de Inzaghi en ese período en el que pudo haberse ido al descanso con una ventaja mayor.
    El vértigo del local se fue apagando luego con el correr de los minutos en el complemento, producto seguramente del cansancio de algunos de sus jugadores, como Martínez, que dejó su lugar en cancha a Sánchez mientras Federico Dimarco ingresaba por un también agotado Perisic a los 70' (tres minutos después ingresaría el chileno Arturo Vidal).
    Ya había ingresado el brasileño Junior Messías en Milan, que comandado por Brahim Díaz comenzó a animarse cada vez más y llegó al empate.
    La jugada nació de los pies de Giroud, quien le robó el balón a Sánchez (que venía de marcar un doblete para Chile frente a Bolivia en en la Paz en eliminatorias en una jornada en la que Martínez le dio el triunfo a Argentina sobre Colombia tras derrotar a la Roja en Calama) con una aparente falta.
    El árbitro Guida dejó seguir y la jugada continuó con el remate de Brahim Díaz que tras desviarse en el camino le cayó al delantero francés para que festejase su primer gol en el derby milanés.
    Tres minutos pasaron hasta que Giroud inventó una genialidad, celebró un doblete y decretó la victoria de Milan, que defendió la ventaja con uñas, dientes y algunas mañas que calentaron el cierre del partido.
    Inter, que mandó al ruedo al uruguayo Matías Vecino, parecía haber agotado sus energías y llegó con más empuje que ideas sobre un siempre seguro Magnian, otro de los artífices del triunfo en un duelo en el que Milan terminó con diez por la expulsión en el quinto minuto adicionado de Theo Hernández por una falta sobre Dumfries cuando se le escapaba.
    Poco importó y cuando Guida decretó el final, Milan dio rienda suelta a su alegría.
    "Cuando se cree, ningún obstáculo es imposible de superar", aseguró Pioli al destacar "por sobre todo el coraje de mis jugadores, que supieron sacar fuerzas incluso en los momentos de dificultad".
    "Estar abajo en el marcador en un partido así es complicado y haberlo sacado adelante me hace sentir orgulloso. Mientras Inter tuvo piernas, nos puso en apremios, pero el gol del empate llegó en el momento justo", reconoció.
    Hoy, en Milán manda el "rossonero". Inter sigue mandando en el torneo, pero habrá que ver cómo digiere este duro traspié en las próximas fechas. (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en