Milan no se baja de la pelea

Milan sufrió para ganar y llegó a la cima de la tabla (foto: ANSA)
18:39, 23 octROMARedacción ANSA

    (ANSA) - ROMA, 23 OCT - Milan derrotó hoy por 4-2 a un Bologna que vendió cara su derrota y se trepó a la cima del campeonato provisoriamente en el partido que cerró la jornada y tuvo como particularidad un gol de Zlatan Ibrahimovic en cada arco y dos expulsados en el equipo local.
    El astro sueco sentenció el pleito en el estadio Renato Dall'Ara a los 90', tras haber convertido en contra de su valla a los 49' (al intentar despejar de cabeza un tiro de esquina ejecutado por el argentino Nicolás Domínguez) el gol del descuento de Bologna, que perdía con otro del portugués Rafael Leão a los 16' y uno de Davide Calabria a los 35'.
    Pero lo que parecía ser un trámite para el "rossonero" de Stefano Pioli casi se convierte en pesadilla, pues al gol en contra de Ibrahimovic se sumó tres minutos más tarde el del gambiano Musa Barrow para el 2-2 parcial.
    Sólo sobre el final, cuando el argelino Ismail Bennacer convirtió el tercero del Milan a los 84', y cuando Ibrahimovic se reivindicó para ponerle cifras definitivas al marcador en tiempo cumplido, Pioli pudo respirar aliviado.
    Demasiado castigo para el equipo del serbio Sinisa Mihajlovic, que jugó con diez desde los 20' tras la expulsión del francés Adama Soumaoro y se quedó con nueve jugadores cuando Roberto Soriano también vio la tarjeta roja a los 58'.
    Así y todo, a los 79' casi consigue volver a ponerse en ventaja con una llegada que exigió a fondo al arquero rumano Ciprian Tatarusanu, pero no la concretó y terminó pagándolo muy caro.
    Cuando el partido todavía estaba igualado, Mihajlovic ensayó tres variantes simultáneas para darle energía a su equipo y hasta se animó a mandar al ruedo al delantero paraguayo Federico Santander en pos del triunfo apenas un minuto antes del tercer gol del Milan.
    Después de ese gol, incluso, el técnico de Bologna reemplazó al zaguero chileno Gary Medel por el delantero Riccardo Orsolini, cuando su equipo ya había llegado con peligro con un cabezazo apenas alto de Santander, a quien Tatarusanu anticipó un minuto más tarde, antes de que Ibrahimovic clausurase el marcador.
    Fue en un contragolpe que el sueco resolvió con un remate inatajable para el polaco Lukasz Skorupski y que, con 40 años y 20 días de edad, lo convirtió en el cuarto jugador más anciano de la Serie A en festejar un tanto.
    Demasiado premio para Milan y demasiado castigo para un Bologna que, a pesar de la derrota, demostró tener carácter para pelear contra la adversidad y un orgullo deportivo a prueba de balas.
    Milan debió sufrir para volver al triunfo y para poder dejar atrás las tres derrotas que padeció en igual cantidad de presentaciones en la Champions.
    Hoy festeja, con susto, pero festeja porque extendió su racha en el Dall'Ara, donde no pierde desde el 10 de marzo de 2002, y porque se trepó a la cima de la tabla, al menos hasta que Napoli visite a Roma este domingo en el Olímpico en busca de su novena victoria consecutiva en el campeonato en igual cantidad de partidos. (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en