Despedida bochornosa

Atlético Mineiro avanzó por penales a cuartos. (foto: ANSA)
11:48, 21 julBELO HORIZONTERedacción ANSA

    (ANSA) - BELO HORIZONTE 21 JUL - Boca Jrs se despidió hoy del sueño de reconquistar la Copa Libertadores al caer por penales en octavos de final frente al Atlético Mineiro como visitante, en un partido que empataron y que como en el de ida en Buenos Aires tuvo otro gol del equipo argentino mal anulado por el VAR, y ardió Troya en el Mineirao.
    "Los vamos a recibir de la misma manera que nos recibieron a nosotros", prometía Sergio Batista Coelho, presidente del club brasileño que sin querer o queriendo más que recibir a Boca Jrs con hostilidad lo despidió con violencia del estadio Governador Magahaes Pinto como no se había retirado de La Bombonera Atlético Mineiro el martes pasado en el duelo de ida.
    "Es una vergüenza", se lamentaba a los gritos el técnico "xeneize" Miguel Angel Russo tras el nuevo gol anulado a Marcelo Weingandt por supuesta posición fuera de juego de Diego González tras una salida en falso del arquero Everson.
    El mismo "Pulpo" González al que que le anularon un gol en el duelo de ida por una supuesta falta de Noberto Briasco, también a instancias del VAR, a cargo del paraguayo Derlis López que por ese error terminó siendo suspendido al igual que el árbitro colombiano del partido, Andrés Rojas.
    Esta vez, el gol anulado llegó en el complemento y lo invalidó el uruguayo Esteban Ostojich, de correcto arbitraje en la histórica final que Argentina le ganó a Brasil en el Maracaná hace menos de dos semanas para recuperar el título de la Copa América.
    Cuando Ostojich fue a revisar hoy la jugada de la polémica en la pantalla al borde del campo de juego comenzaron las primeras escaramuzas entre jugadores, cuerpos técnicos y suplentes de ambos equipos, origen del escándalo que, con el resultado puesto y la llave definida, se trasladó a los vestuarios al final del partido.
    Minutos antes y tras el 0-0 al cabo de los 90' reglamentarios y los seis minutos adicionados por Ostojich, la serie se definió desde los 12 pasos y terminó dándole el pasaje a un Atlético Mineiro que poco había hecho para merecerlo, pero acertó con tres de sus cinco ejecutantes, mientras que para Boca la ecuación fue la inversa.
    Y eso que Hulk había errado el primero siendo el primer ejecutor al estrellar su remate en el poste y Marcos Rojo puso en ventaja al equipo visitante con uno cruzado en el siguiente.
    El argentino Ignacio Fernández sí logró superar al arquero Agustín Rossi e igualó la serie, que permaneció empatada cuando el colombiano Sebastián Villa ejecutó muy centrado para que Everson se luciera sin esforzarse. Junior Alonso volvió a poner arriba al Atlético Mineiro y Esteban Rolón también chocó a continuación con el arquero brasileño.
    Hyoran, que había ingresado en la agonía del partido "rindió tributo" a un ex Boca, Martín Palermo, al impactar con los dos pies un balón que se fue muy arriba luego de resbalar en la ejecución, pero Carlos Izquierdoz, que había siso la figura del equipo argentino, remató por sobre el travesaño y le dejó la mesa servida al propio Everson para que se convirtiera en héroe al desairar a Rossi con un violentísimo disparo que desató la locura.
    No sólo por la alegría de Atlético Mineiro sino literalmente la locura de Boca Jrs, que camino a los vestuarios y, según testigos consultados por la prensa argentina, producto de alguna palabra de más de sus rivales y de los malos tratos del personal de seguridad para despejar el túnel terminó literalmente a las trompadas con el mismo en una verdadera batalla campal.
    Una gresca en la que quedaron involucrados jugadores y el propio cuerpo técnico de Russo, junto con su ayudante de campo Leandro Somoza, uno de los más exaltados, mientras el colombiano Jorge Bermúdez, ex jugador y hoy dirigente "xeneize" intentaba ponerle el pecho a las balas llamando a la calma cuando la policía acudió en ayuda de la seguridad y dispersó al plantel argentino con golpes y gases.
    Gases que llegaron hasta los vestuarios y obligaron a algunos jugadores de Boca a retornar al campo de juego para recuperar el aire con dificultades para respirar.
    Esta vez los gases los padeció Boca en una escena dantesca que automáticamente retrotrajo a aquel Superclásico con River Plate suspendido por la agresión a los jugadores "millonarios" en el túnel con esa sustancia arrojada por un fanático local en La Bombonera, hecho que derivó en la suspensión del duelo y en la eliminación de su equipo en octavos de final también de la Libertadores, en 2015.
    Habrá que ver qué decide ahora la misma Conmebol que aquella vez sancionó a Boca tras lo ocurrido hoy en Brasil, un escándalo que remite a viejos tiempos del torneo continental, pero que hoy con la ayuda de los teléfonos celulares permitió ser testigos de un final bochornoso.
    Otro duelo entre argentinos y brasileños por octavos de final de Copa Libertadores se saldó en favor de los segundos hoy, cuando Sao Paulo, entrenado por el argentino Hernán Crespo, eliminó al Racing Club del hispano-argentino Juan Antonio Pizzi al ganarle por 3-1 como visitante en la revancha del partido que había igualado en un gol como local.
    La derrota de Racing, primer campeón argentino del torneo continental en 1967, pasó casi desapercibida pues a la misma hora Boca Jrs jugaba el "tercer tiempo" en Belo Horizonte en su despedida del torneo y del sueño de alzar por séptima vez la Copa Libertadores, sueño que terminó en pesadilla, como prometía Batista en la previa.
    No de Brasil aún, pues según informes de la prensa argentina varios integrantes de la delegación "xeneize" terminaron detenidos como consecuencia de los incidentes, estirando una estadía dolorosa como para profundizar aún más la herida.
    "Es triste lo que está pasando. La Copa Libertadores está perdiendo mucho prestigio", comentó al respecto Juan Román Riquelme, ex ídolo de Boca y actual vicepresidente del club argentino al expresar públicamente sus sospechas tras esta injusta y lamentable eliminación. (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en