Tras los pasos del asesino

Imágenes de una muerte anunciada (foto: Ansa)
16:22, 04 eneMILANRedacción ANSA

    (ANSA) - MILAN, 4 ENE - Un fanático del Napoli es indagado por homicidio preterintencional en relación con la muerte de Daniele Belardinelli, ultra de Inter, en la previa del partido que ambos equipos disputaron en San Siro el 26 de diciembre.
    Se trata de un hombre de 25 años cuya identidad no fue revelada y quien sería el conductor del vehículo que atropello a Belardinelli durante una emboscada perpetrada por hinchas "nerazzurros" y de otros clubes contra los del Napoli.
    Los investigadores del crimen, ocurrido en medio de una batalla campal que estalló cuando una caravana que transportaba a fanáticos del Napoli fue atacada, suponen que sería quien manejaba la "wagon" Volvo V40 negra que arrolló a Belardinelli.
    El ultra de Inter fue transladado a un hospital, donde falleció pocas horas después como consecuencia de las heridas recibidas, gracias a una especie de tregua pactada entre ambas facciones para permitir su evacuación.
    El vehículo fue secuestrado en la víspera por las autoridades y el indagado, residente de Nápoles, enfrenta cargos por homicidio preterintencional, figura que aplica cuando el agresor intenta provocar lesiones y termina causando la muerte.
    Según la hipótesis que manejan quienes investigan el caso, coordinados por la fiscal adjunta Letizia Mannella y las procuradoras Rosaria Stagnaro y Michela Bordieri, el hincha del Napoli era quien conducía la "wagon".
    Belardinelli estaba en la primera línea ofensiva durante la emboscada a los aficionados del equipo visitante cuando el vehículo (en el que viajaban otras tres personas) lo atropelló en lo que se suponía fue un intento de fuga del lugar.
    Todo ocurrió a pasos del estadio Giuseppe Meazza y al día siguiente de la Navidad, cuando Inter logró un triunfo agónico y a la vez polémico frente a Napoli, manchado también por los coros racistas contra el franco-senegalés Kalidou Koulibaly.
    Para esclarecer el crimen resultaron claves las imágenes captadas por de las cámaras de seguridad en las cabinas de peaje y también las de los violentos enfrentamientos entre ambas parcialidades.
    Imágenes que comprometen al fanático del Napoli porque desmienten su versión original en la que afirmó no haber estado presente en Milán el día del partido, aunque se presume que pudo haber intentado, además, limpiar las huellas del impacto.
    Las pericias de la policía científica al vehículo, adquirido en "leasing" por el padre del acusado (un hombre de unos 60 años de edad), serán vitales para la investigación, así como la reconstrucción de los hechos.
    De la misma surgirá si se trató de un accidente, como algunos afirman, o si el indagado atropelló deliberadamente a Belardinelli, aún cuando no haya tenido intenciones de matarlo, como finalmente sucedió.
    Uno de los cuatro detenidos, Luca Da Ros, un fanático de Inter de 21 años, habló a través de su abogado, Alberto Tucci, según el cual su cliente "no está arrepentido y no tiene miedo", aunque no debía estar en ese lugar en ese momento.
    "Es exagerado decir que está arrepentido y no tiene miedo, pero es un joven de 21 años que se encontró frente a una historia mucho más grande que él y a quien los jefes de los ultras no debieron haber llevado a ese lugar", dijo Tucci.
    El abogado habló con la prensa antes de ingresar a la carcel de San Vittore, de Milán, para visitar a su cliente, que incriminó a Marco Piovella, alias el "Rojo", uno de los líderes de la barrabrava "nerazzurra" que fue arrestado.
    Da Ros "aportará datos que podrían ser útiles a la investigación", anticipó Tucci, quien adelantó también que una vez que su defendido sea interrogado, pedirá que se lo beneficie con el régimen de prisión domiciliaria.
    "Está tranquilo", completó el abogado, tras las amenazas e insultos que se publicaron contra Da Ros en las redes sociales por su decisión de colaborar con la justicia y adelantó que aportaría detalles del vehículo utilizado como arma homicida.
    Da Ros integra un grupo denominado "Boys" de la facción más radicalizada de los fanáticos de Inter comandada por Piovella, sindicado como el organizador de la emboscada que terminó con la muerte de Belardinelli.(ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en