La peste está fuera de control en Brasil

Acelerado crecimiento de muertes, casi 50% más en dos semanas

Más y más sepulturas. Brasil es un infierno
Más y más sepulturas. Brasil es un infierno (foto: ANSA)
12:36, 21 marSAN PABLORedacción ANSA

(ANSA) - SAN PABLO, 21 mar - La pandemia ingresó en un aceleramiento infernal en Brasil en las últimas dos semanas con casos de infecciones y de muertes diarias en continua expansión y que superan las cifras del peor momento de la crisis sanitaria del año pasado.
El país registró 2.331 muertes por Covid-19 en las últimas 24 horas y totalizó así este sábado 292.856 víctimas fatales. Con eso, el promedio móvil de fallecimientos en el país en los últimos 7 días llegó a 2.234, otro récord en el índice.
En comparación con el promedio de hace 14 días, la variación fue de + 49%, lo que indica una tendencia al alza en las muertes por la enfermedad.
Así lo reflejan los datos del consorcio de medios de prensa sobre la situación de la pandemia de coronavirus en Brasil, con base en datos de los departamentos de salud estatales, consolidados hasta las 20 del sábado y publicados por varios portales hoy, entre ellos G1.
Se trata, dicen los especialistas y estadísticos, del más alto número de muertes registradas en un sábado desde el inicio de la pandemia, superando el récord del sábado pasado (13 de marzo), cuando se contaron 1.940 decesos.
Ya hay 59 días seguidos con el promedio móvil de muertes por encima de la marca de 1.000, y por decimotercero día la marca aparece por encima de las 1.500.
El análisis de los guarismos tiene más elementos para el espanto, pues el viernes pasado, por primera vez desde el inicio de la pandemia, Brasil alcanzó la marca de 15 mil muertes en una semana.
Esta es la secuencia de decesos publicada por G1: domingo 14: 1.832 (récord), lunes 15: 1.855 (récord), martes 16: 1.976 (récord), miércoles 17: 2031 (récord), jueves 18: 2.096 (récord), viernes 19: 2.178 (récord) y ayer sábado 20: 2.234 (récord),
En los casos confirmados, desde el inicio de la pandemia, 11.949.335 brasileños han tenido o tienen el nuevo coronavirus, 72.326 de ellos confirmados el último día.
La media móvil de los últimos 7 días fue de 72.869 nuevos diagnósticos por jornada, lo que representa una variación de + 9%, comparación con los casos registrados hace dos semanas, lo que indica una tendencia a la estabilidad en los diagnósticos.
El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, ha nombrado como nuevo ministro de Salud -el cuarto en poco menos de un año- al cardiólogo Marcelo Queiroga, quien hasta ahora ha aparecido públicamente en dos ocasiones.
En sus esporádicas declaraciones desde que fue nombrado ministro, Queiroga ha dicho que, como médico, seguirá “las recomendaciones de la ciencia” frente a la pandemia, que está descontrolada en un Brasil convertido hoy en epicentro global de la crisis.
También ha señalado que, una vez en el cargo, buscará consensuar “algunas medidas adicionales a las que se han aplicado”, sobre las cuales no se explayó, y defendió el distanciamiento social o el uso de máscaras, que son rechazados abiertamente por Bolsonaro.
Hasta ayer, 11.721.357 personas ya recibieron la primera dosis de vacuna contra el Covid-19. El número representa sólo el 5,54% de la población brasileña.
La segunda dosis ya se aplicó a 4.140.109 personas (1,96% de la población del país) en todos los estados y el Distrito Federal.

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en