Salario mínimo, menos de 1 dólar

"Condena a venezolanos a vivir de miseria y de sobras", analista

Largas filas para comprar medicamentos en Caracas y en medio de la pandemia
Largas filas para comprar medicamentos en Caracas y en medio de la pandemia (foto: ANSA)
19:03, 24 sepCARACASPor Milagros Rodríguez

    (ANSA) - CARACAS, 24 SEP - El salario de los venezolanos que cayó a menos de 1 dólar al mes luego de que la divisa norteamericana superara en el mercado paralelo los 400.000 mil bolívares, monto fijado para el ingreso mínimo en el país, condena a los venezolanos "a vivir de la miseria y de las sobras".
Froilán Barrios, del Frente Autónomo de Defensa del Empleo, el Salario y el Sindicato, lo afirmó tras destacar que es un hecho "alarmante ver como el gobierno de Nicolás Maduro, no quiere reconocer la gravedad de la situación de los trabajadores en plena crisis económica, agravada por la pandemia del Covid-19.
"Maduro ha decretado la muerte del salario mínimo siendo el presidente obrero. Estamos en el último escalafón en el mundo en materia salarial, incluso por debajo de Haití que paga 1 dólar al mes", fustigó en conversación con ANSA.
Asimismo, rechazó que culpe a las sanciones de Estados Unidos porque "antes de las medidas ya el salario había perdido toda relación".
"Aquí cada quien hace lo que le dé la gana, desde pagar con productos con divisas hasta un salario mínimo que no compensa nada ante la indiferencia absoluta y complicidad del Estado", afirmó.
Destacó que "Maduro le metió una bomba y reventó las relaciones de trabajo que están consagrados en los convenios internacionales de la OIT creando el escenario de mayor precariedad y de flexibilización total del mercado laboral".
"No se sienta con los sindicatos ni con los empresarios y no les brinda alternativa, sino que decide unilateralmente", criticó.
Asimismo, repudió que Maduro plantea "los bonos, que no tienen incidencia, y que solo los reciben los que tienen el carné de la patria, como el que acaba de lanzar denominado "Unidos por la vida" que no son más que 4 dólares, y las cajas Clap, como una compensación del poder adquisitivo", ante una cesta alimentaria que por la hiperinflación tuvo un valor de casi 92 millones de bolívares, es decir unos 270 dólares, durante el pasado mes de agosto.
Además, repudió que la convención colectiva fue suspendida desde el 2018, y "eso hace que por ejemplo un profesor universitario gane con el pago de las primas 15 dólares mientras que en el sector privado un vigilante gana 25 dólares".
"Se requiere una definición del gobierno, y que Maduro deje de estar buscando excusas con las sanciones para lograr un salario mínimo de 150 dólares que es necesario para recomponer el país y que el trabajador tenga poder adquisitivo", aseveró.
Y añadió "eso significa que haya una reactivación del aparato comercial e industrial, y eso no se ve en este cuadro tan dantesco que tenemos con una pobreza de 96% en la población".
A su juicio "la triste realidad" es que "el desempleo ya pierde todo tipo de frontera porque se sitúa entre la informalidad y no tener absolutamente nada" en la población activa que son unos 3 millones y medio de trabajadores en el sector público, 4 millones en el privado, 4 millones en el informal, más los 5 millones que se han ido en la diáspora, y los 5 millones de pensionados y jubilados que "están peor porque no reciben bono de alimentación".
"Es una población totalmente en la ruina, que no ve alternativa ninguna y lo que le ofrece el gobierno como solución son unas elecciones de la Asamblea Nacional en diciembre", criticó.
Barrios rechazó un posible ajuste salarial, como estrategia electoral, porque "son pírricos, no valen de nada sino frenan la inflación, y requieren préstamos internacionales".
En este sentido hizo un llamado a la OIT "a intervenir en Venezuela" porque "en política salarial estamos regresando al siglo XIX en materia de liberalismo salvaje".
Venezuela, golpeada por la hiperinflación desde hace tres años, seis de recesión y frecuentes cortes en el suministro de agua y luz, registrará a final del año una caída de 15% en el PIB, de acuerdo con analistas locales.
El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, aseguró ayer que las sanciones de Estados Unidos "ponen en peligro la estabilidad" de su país y la región y exigió ante la Organización de Naciones Unidas (ONU) el "cese" de las medidas contra su gobierno y sus aliados internacionales.
"En medio de una pandemia mundial nadie entiende, ni se explica, que haya un recrudecimiento de la persecución criminal, del bloqueo, contra países nobles como Cuba, Nicaragua, Venezuela, Siria y otros países hermanos", dijo Maduro a través de una comunicación online.
Con la "violación ilegal" a la Carta de Naciones Unidas se "está poniendo en peligro la estabilidad de nuestro país y de la región latinocaribeña", continuó el gobernante, exigiendo el "cese" de "todas las pretendidas sanciones".
(ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en