Trump complotó contra Maduro

Washington en contacto con militares rebeldes (foto: ANSA)
15:10, 08 sepNUEVA YORKRedacción ANSA

   (ANSA) - NUEVA YORK, 8 SET - El gobierno de Donald Trump mantuvo varios encuentros secretos con oficiales venezolanos rebeldes en el último año, en los cuales se discutió un plan para derrocar al presidente Nicolás Maduro, posibilidad que al menos por el momento parece descartada.
   Lo aseguraron funcionarios estadounidenses y un excomandante militar venezolano que participaron de esas reuniones, citados por The New York Times.
   La Casa Blanca, que no quiso hacer comentarios sobre estos encuentros, se limitó a decir en un comunicado que es importante comprometerse en un "diálogo con todos los venezolanos que expresan el deseo de restablecer la democracia" con el fin de "aportar un cambio positivo a un país que ha sufrido mucho bajo el gobierno de Maduro".
   Sin embargo, escribió el periódico, uno de los comandantes involucrados en los coloquios secretos no era una figura ideal para ayudar a un cambio en Venezuela porque forma parte de la lista de oficiales acusados de corrupción en el país sudamericano.
   Tanto ese comandante como otros miembros del aparato de seguridad venezolano fueron acusados por Washington de una serie de graves crímenes, entre ellos torturas contra opositores, excarcelación de cientos de "prisioneros políticos", heridas a civiles, tráfico de drogas y colaboración con las hoy desmovilizadas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) -grupo guerrillero que Estados Unidos considera como una organización terrorista-.
   Finalmente, los funcionarios estadounidenses decidieron no ayudar a los conspiradores y los planes de golpe fueron bloqueados.
   Pero la disponibilidad del gobierno de Trump de encontrarse con oficiales rebeldes para derrocar a Maduro podría ser contraproducente en términos políticos, indicó el diario.
   Estados Unidos tiene un largo historial de intervenciones encubiertas en toda América Latina, y son muchas las personas en la región que aún sienten resentimiento hacia la Casa Blanca por haber respaldado rebeliones, golpes de Estado y complots en países como Cuba, Nicaragua, Brasil, Chile y Argentina, recordó The New York Times.
   La mayoría de los líderes latinoamericanos afirman que Maduro es un gobernante autoritario que arruinó la economía de su país
ocasionando una escasez extrema de alimentos y medicinas. El colapso desató el éxodo de miles de venezolanos que que abruman a los países vecinos.
   De acuerdo a The New York Times, Maduro ha justificado su autoritarismo con la afirmación de que los imperialistas de Washington están intentando destituirlo de manera activa, y las reuniones secretas podrían proporcionarle argumentos para cambiar la postura de la región que, en general, se muestra en su contra.
   "Esto caerá como una bomba" en la región, comentó Mari Carmen Aponte, quien actuó como la principal diplomática en asuntos de América Latina durante los últimos meses del gobierno de Barack Obama.

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en