Aumento salarial, "insensatez" del gobierno

No cubre ni el 10% de bienes que necesita una familia, analistas

Nicolás Maduro
Nicolás Maduro (foto: EPA)
19:20, 01 eneCARACASRedacción ANSA

(ANSA) - CARACAS, 1 ENE - Los venezolanos rechazaron hoy el "regalito" de fin de año que el presidente, Nicolás Maduro, les dio con el aumento del 40% en el salario mínimo que a partir de este lunes entró en vigencia.
    En tanto sindicalistas advirtieron que el incremento no beneficia a nadie y es un reconocimiento a las políticas públicas erradas y a la hiperinflación que registra el país.
    "Ese aumento lo que refleja es la insensatez de un gobierno que ante la gravedad de la crisis continua con esa política incendiaria de seguir promoviendo la inflación ya en estado de hiperinflación que empobrece mucho más a la familia venezolana", afirmó el coordinador del Frente Autónomo de Defensa del Empleo, el Salario y el Sindicato.
    Froilán Barrios explicó entonces que el principal problema de los trabajadores no es que se aumente el salario sino que el gobierno contenga la inflación, restablezca el poder adquisitivo, y reactive el aparato productivo para que de alguna forma se estabilice la economía.
    "El curso que lleva el gobierno de Maduro definitivamente es otro, es echarle gasolina al fuego y continuar pretendiendo utilizar la propaganda publica de un presidente obrero que protege a los trabajadores cuando la cruda realidad es otra", añadió Barrios.
    Maduro antes de que finalizará el 2017 aumentó en 40% el salario mínimo de todos los trabajadores del sector público, en medio de una severa crisis económica, una acentuada escasez de alimentos y medicinas y una inflación que, según algunos analistas locales, superó el 2000%.
    El incremento, el sexto que otorga en el año que termina, pasó de 177.507 bolívares el sueldo básico a 248.510 bolívares, que unido al ajuste en el bono de alimentación de 549.000 bolívares, general coloca el "salario mínimo integral" en 797.510 bolívares (cerca de 238 dólares a la tasa de referencia oficial).
    Según Barrios el incremento no cubre ni siquiera el 10% de los bienes que necesita una familia para "vivir decentemente", habida cuenta que la canasta básica de bienes y servicios está alrededor de los 14 millones de bolívares (unos 125,6 dólares a la misma tasa) según el último reporte del Centro de Documentación y Análisis para los Trabajadores (CENDAS).
    En este sentido dijo que la clase media que ya desapareció se rebusca para subsistir pero los sectores D y E no tienen otro acceso a la comida que no sean las bolsa de comida que vende a precios regulados el gobierno a través del carnet de la patria y de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (Clap).
    "La gente está angustiada y sino le llega la bolsa de comida sale a las calles a protestar por lo que estamos ante un año explosivo donde las protestas no van hacer políticas sino económicas y eso es grave para lo que pueda pasar aquí", advirtió.
    La decisión de Maduro lejos de generar alegría, provocó el rechazo de personas como Josefina Pérez, una jubilada de 67 años, quien calificó el aumento salarial de "tragedia".
    "Es un regalo que no lo quiero. Qué hago con ese aumento si como jubilada cobro una vez al mes y cuando voy a comprar todo está al triple. Es que no me alcanza ni para medicinas ni para comida", lamentó.
    La difícil situación económica que enfrentan los venezolanos hizo que algunos golpearan sus cacerolas durante la bienvenida del Año Nuevo para protestar contra el gobierno de Maduro, que además enfrentó diversas manifestaciones callejeras por la escasez de alimentos, en especial el tradicional pernil de cerdo que se consume en esta época y que no llegó, pero se cobró la vida de al menos una joven embarazada en la víspera. (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en