Monjas de clausura y un bombón de mojito

Presentan en Madrid Fusión, insólita confitura de chocolate

Las monjas de clausura y el bombón de mojito. Imagen de las redes sociales
Las monjas de clausura y el bombón de mojito. Imagen de las redes sociales (foto: Ansa)
19:34, 15 enePor Mónica Uriel

   (ANSA) – MADRID, 15 ENE – Monjas de un convento de clausura sacan ideas estos días para su obrador especializado en chocolate, en el congreso Madrid Fusión, rodeadas de grandes chefs, donde presentaron su bombón de mojito. Llegaron a Madrid desde el convento de clarisas de Nuestra señora de Bretonera, en Belorado, localidad de 2.000 habitantes de Burgos, que acoge a 13 monjas de clausura. Los formativos son uno de los motivos por los que están autorizadas a dejar la clausura.
    “Es todo un impacto salir de la clausura con tanto ruido, pero estamos contentas de estar aquí”, cuenta a un grupo de corresponsales, ANSA entre ellos, Sor Israel, de 27 años.
    No llevan la cuenta de las veces que dejan la clausura al cabo del año porque “no contamos el tiempo que pasamos en el convento sin salir. Para nosotras no supone un esfuerzo estar allí”, añade.
    Ella y Sor Sión, de 34 años, dicen que pedirán consejos a reconocidos pasteleros como Paco Torreblanca y Ricardo Vélez.
    Lo harán en el Madrid International Pastry, el primer congreso internacional que se celebra en España de pastelería, panadería y chocolate en el marco de Madrid Fusión. De ellos sacarán ideas para su obrador de chocolate, donde elaboran, además de tabletas, trufas y bombones, entre otros productos.
    "Lo más típico de los conventos de clarisas es elaborar pastas, pero nosotras nos especializamos en chocolate para no hacerles la competencia", cuenta Sor Sión. "Estamos llamadas a trabajar en equipo y el obrador nos ayuda a crecer en ello", señalan. Al mismo tiempo las religiosas sorprendieron a los asistentes de la cumbre gastronómica al presentar uno de sus nuevos productos estrella. "Hay un bombón que es un mojito, con el que empezamos a experimentar. A las más jóvenes nos recuerdan a esta bebida porque tiene un toque de menta y hierbabuena con un cítrico", detalló Sión.
    Cuentan que llegaron al monasterio "porque se iba a cerrar y la gente, para ayudarnos, nos facilitó todo lo que pudo, entre otras cosas, los contactos de varios pasteleros".
    Comenzaron entonces a "indagar en el tema del chocolate siguiendo las indicaciones que nos daban por teléfono". Esta es la segunda vez que acuden a Madrid Fusión después de que hace unos años fueron reconocidas por profesionales del sector al presentar las trufas de cava, que exportan ya a Japón.
    (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en