Estudio abre esperanzas en lucha contra metástasis

Células aprovechan curación heridas para propagarse

16:40, 15 enecientífica del Programa de Farmacología Molecular de SKIRedacción ANSA
(ANSA) – MADRID, 15 ENE – Una posible vía para acabar con la metástasis fue abierta por un estudio liderado por un oncólogo español.
    Las células que inician la metástasis de los tumores aprovechan las capacidades de curación de las heridas para propagarse, según el hallazgo de los científicos del Instituto Sloan Kettering de Nueva York (Estados Unidos), liderados por el especialista español Joan Massagué.
    La metástasis es pues la curación de una herida que ha salido mal.
    Hasta ahora no se sabía mucho sobre lo que hace que las células cancerosas sean capaces de hacer metástasis.
    El estudio concluye que las células iniciadoras de metástasis emplean un truco para propagarse: cooptan las capacidades naturales de curación de heridas del cuerpo. “Ahora entendemos la metástasis como la regeneración del tejido equivocado (el tumor) en el lugar equivocado (los órganos vitales distantes). Esto no es solo una metáfora. Es literalmente cierto en términos moleculares y fisiológicos”, explica Massagué en un artículo publicado en la revista “Nature Cancer”.
    El adelanto proporciona un marco novedoso para pensar cómo tratar la metástasis.
    Confirma que las metástasis no se derivan de mutaciones genéticas sino por una reprogramación de las células que les permite regenerar creando metástasis.
    La metástasis, propagación del cáncer a otras regiones del cuerpo, es responsable del 90% de las muertes por cáncer.
    En la década de los 80 el investigador Harold Dvoraz denominó a los tumores "heridas que no sanan", pero los nuevos hallazgos presentan la primera imagen detallada de cómo funciona este proceso en el nivel de células y moléculas.
    Las células cancerosas deben separarse con éxito de sus vecinas, atravesar las capas de tejido que la separan de la circulación, nadar o arrastrarse a una nueva ubicación y comenzar a crecer en ella. La mayoría de las células cancerosas sueltas mueren en este proceso y menos del 1% de las que se desprenden de un tumor finalmente formarán metástasis medibles.
    Pero "una vez que las células cancerosas aprenden a sobrevivir al estrés en un ambiente extraño, es muy difícil deshacerse de ellas", apunta Karuma Ganesh, médico-científica del Programa de Farmacología Molecular de SKI, y una de las autoras del artículo. (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en