Centro chileno crea programa de vigilancia

Controla brotes mediante detección, trazabilidad y aislamiento

Centro chileno crea programa de vigilancia (foto: EPA)
18:02, 10 eneSANTIAGO DE CHILERedacción ANSA

    (ANSA) - SANTIAGO DE CHILE, 10 ENE - Una universidad chilena creó un programa único en Latinoamérica que permite a través del monitoreo de 35 mil muestras, identificar a 180 personas infectadas por coronavirus, logrando con ello el control de brotes.
    En medio de la segunda ola que azota a Chile con más de 4000 contagios diarios y bajo la alerta de que en la próxima semana subirán a 8000, el programa es una herramienta que busca detectar el virus en grupos específicos de la población para diagnosticar tempranamente los casos y evitar la propagación de la enfermedad.
    Es una estrategia basada en la vigilancia activa de grupos de riesgos usando saliva y en conjunto (de entre 10 ó 20 personas) y no solo a una persona, siendo utilizada en algunos países que han logrado controlar la enfermedad.
    El Director del Proyecto de la Universidad Austral de Chile Covid-19, el doctor Claudio Verdugo, explicó que a través de este monitoreo se podría llegar a declarar zonas de bajas probabilidades de contagio.
    El programa VigiaCovid se está realizando en la región de Los Ríos (800 kilómetros de Santiago, sede matriz de la Universidad Austral) desde el 4 de agosto y llevan más de 35 mil muestras en saliva y colectiva.
    El testeo colectivo se diferencia del "tradicional" visto que no analiza a cada persona de manera individual, sino que estudia simultáneamente varias muestras en una sola reacción de PCR, por lo que el procedimiento es más barato, rápido y eficiente.
    De esa manera, solo si un conjunto o grupo da positivo, es decir detecta señal del virus, a esos mismos se analiza de manera individual para identificar quienes presentan el contagio.
    Si bien existen estudios que muestran que la vacuna podría estar lista en los próximos meses, la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró que "solo el 15-20% de la población mundial podrá recibir una vacuna contra el coronavirus mientras los países se apresuran a conseguir las dosis y llevar a cabo sus planes de vacunación durante el próximo año".
    Bajo este escenario, es importante establecer otras alternativas, entre estas, el testeo es la única medida preventiva que permite identificar y aislar a personas infectadas por un lado, y entregar el bienestar a otras que comparten un espacio en común.
    Pero uno de los grandes problemas, es que el 45% de la población es asintomática.
    Los científicos de la Austral han podido realizar monitoreos en el tiempo en distintos grupos de personas de riesgo, como adultos mayores, personal de salud, pacientes dializados, pero también personas y trabajadores de distintos rubros.
    El equipo multidisciplinario ha trabajado durante meses en estandarizar un protocolo de alta sensibilidad y especificidad como el PCR, pero usando una matriz de saliva.
    "Esta matriz, al ser utilizada para programas de vigilancia epidemiológica activa, de manera preventiva, son sumamente útiles, ya que reúnen todas las bondades del PCR y la facilidad de la obtención de manera masiva y simple muchas muestras simultáneamente. Esto es importante para lograr un modelo que sea aplicable a escalas masivas", anotó Verdugo.
    Verdugo precisó que "el testeo por saliva es por auto muestra, el cual no requiere personal especializado ni mayores protocolos de bioseguridad para tomar la muestra. Y en conjunto se reduce en 10 la cantidad de testeos e insumos, horas de trabajo y uso de equipo de laboratorio".
    El uso de saliva y en conjunto no pretende reemplazar el hisopado nasofaringeo individual en contexto de diagnóstico clínico, sino que es una excelente herramienta para implementar tamizajes y monitoreos epidemiológicos en programas de vigilancia activa, lo cual supone un gran número de tests, en búsqueda de asintomáticos y pre-sintomáticos, conocidos como los "infectados silenciosos" y responsables de la gran propagación de este virus.
    Cada región requiere de diversas estrategias. En el caso del Gran Santiago, que concentra el mayor número de casos activos, y es de desde donde el virus se ha ido propagando a otras regiones del país, se debe "por un lado evitar el movimiento de infectados, testeando a personas que salen desde Santiago a zonas de menor prevalencia. Por el otro lado, debemos proteger las zonas de menor prevalencia, generando anillos de vigilancia epidemiológica".
    "La relevancia nacional de este programa es que es una iniciativa que sirve de modelo de trabajo para ser replicado en otras regiones y que apoye la detección temprana, el aislamiento y la trazabilidad de infectados, principalmente casos asintomáticos y presintomáticos, para también así proteger los grupos de riesgo de la región", concluyó el doctor Verdugo. (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en