La "maldición" por robar en Pompeya

Desde Canadá, carta de Nicole, "pido el perdón de los dioses"

Las piezas arqueológicas robadas de Pompeya
Las piezas arqueológicas robadas de Pompeya (foto: Ansa)
10:06, 11 octROMAPor Patrizia Sessa

(ANSA) - ROMA, 10 OCT - Nicole tenía poco más de veinte años cuando llegó de Canadá al Parque Arqueológico de Pompeya, en el sur de Italia, y quería tener un pedazo de historia "que nadie podría tener" y se apropió de lo que no debía.
    Entonces robó algunos artefactos. Pero desde que lo hizo, su vida cambió. Dos cánceres de mama, problemas económico para su familia. Una "maldición" que había caído sobre ella por lo hecho en Pompeya, pensó. Y culpo a esos pedazos de piedra y artefactos, a ese trozo de historia que le había robado a Pompeya y que en sí mismos "tenían tanta energía negativa. Unos "tasselli" (mosaicos) relacionados con esa tierra de destrucción", comentó.
    De ahí la decisión de devolver todo.
    La historia de Nicole, pero también de Alastain y Kimberly comienza en Canadá y llega al escritorio del propietario de una agencia viajes a Pompeya. Historias incluidas en un paquete que contenía dos cartas de "confesión" y también los artefactos robados: dos mosaicos, dos piezas de ánfora y una pieza de cerámica. El agente entregó todo a la comisaría permanente de Pompeya y de allí, traduciendo las frases de la carta, emerge una historia de maldición y arrepentimiento, que llega desde Canadá.
    Nicola habla de sí misma esas líneas. Admite que "aprendió lalección "y dice que quiere pedir" el perdón de los dioses ".
    "Ahora tengo 36 años y he tenido cáncer de mama dos veces, la última vez el caso terminó en una doble mastectomía", apuntó.
    "Yo y mi familia también tuvimos problemas económicos.
    Somos buena gente y no quiero pasar esta maldición a mi familia ni a mis hijos. Por esto perdónenme por el gesto hecho años atrás, aprendí mi lección estoy pidiendo el perdón de los dioses. Solo quiero sacudirme la maldición que cayó sobre mí y mi familia. Por favor, acepten estos artefactos para hacer lo correcto por el error que cometí. Lo siento mucho, un día volveré a su hermoso país para disculparme en persona", escribió la mujer.
    Junto a la carta de Nicola también están las de otras dos ciudadanos canadienses. Una pareja, marido y mujer. Ellos también, de las excavaciones de Pompeya, se llevaron algunos hallazgos hace años.
    "Devolvemos estas piedras que mi esposa y yo tomamos mientras visitábamos Pompeya y el Monte Vesubio en 2005", escribieron. "Las tomamos sin pensar en el dolor y sufrimiento que estas pobres almas tuvieron durante la erupción del Vesubio y la terrible muerte que tuvieron", acotaron y luego llega la disculpa.
    "Lo sentimos mucho y, por favor, perdónen nuestra acción, tuvimos una terrible conducta. Que sus almas descancen en paz", apuntaron en el sentido mensaje. (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en