Más violencia doméstica, mexicanas claman

Movimiento feminista apuesta por ocupación forzada de inmuebles

Más violencia doméstica, mexicanas claman (foto: EPA)
17:32, 21 sepCIUDAD DE MEXICORedacción ANSA

(ANSA) - CIUDAD DE MEXICO, 21 SEP -El aumento de los femicidios en el país y de la violencia contra las mujeres en tiempos de la pandemia de Covid-19 provocó la radicalización del movimiento feminista en el país, que ha apostado ahora por la ocupación forzada de inmuebles públicos.
    El pasado día 3 comenzó esta oleada de acciones, con la invasión violenta de la sede de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), dirigida por Rosario Piedra, la hija de la dirigente histórica del movimiento por los desaparecidos en México, Rosario Ibarra de Piedra.
    En un par de semanas, las protestas que han tomado la forma de ocupaciones de edificios públicos o marchas y sentadas, se han extendido a 25 de los 32 estados del país.
    La toma de la CNDH se convirtió en un desafío al presidente Andrés López Obrador, un aguerrido activista de izquierda que defendió durante muchos años las causas feministas y ahora enfrenta una creciente polarización, y muchos de sus viejos aliados le comienzan a dar la espalda.
    La sede del Ombudsman o defensor del pueblo fue convertida en Casa Refugio Ni una Menos, en la cual los colectivos, algunos simpatizantes de grupos anarquistas, ofrecen ayuda a víctimas de distintos delitos, que consiste en asesoría jurídica, atención psicológica e incluso asilo.
    En otros 13 estados también se han registrado ocupaciones de edificios regionales de la entidad autónoma del Estado o de comisiones locales de defensa de los derechos humanos.
    El único lugar donde ha habido represión contra las mujeres ocurrió en Ecatepec, un municipio del estado de México, en la periferia de la capital, donde la fuerza pública desalojó a las manifestantes integradas en el colectivo Manada Periferia.
    López Obrador ha mantenido una postura crítica contra estas movilizaciones, sobre todo luego que las feministas radicales sacaron a la calle de la sede de la CNDH los archivos de casos de víctimas de abusos, mostrando desprecio por lo que sucede a otros grupos afectados por este problema.
    Por si fuera poco, dañaron y colocaron graffitti en pinturas de algunos próceres patrios, como Francisco I. Madero, que encabezó el primer gobierno democrático tras tres décadas de dictadura de Porfirio Díaz, al inicio del siglo XX.
    El mandatario usó una frase del líder de la Revolución Rusa, Vladimir Lenin, "los extremos se tocan", para descalificar a los grupos feministas que ocupan edificios gubernamentales.
    Aunque admitió que las mujeres que protestan están animadas por "una demanda justa que debe ser atendida", el tema se convirtió en "un asunto político" que a su juicio está "abrazado por el conservadurismo".
    En particular señaló que hay un gran "encono" contra Rosario Piedra, cuyos méritos fueron fuertemente cuestionados desde que fue propuesta para presidir el organismo gubernamental, por "parte de los grupos conservadores".
Asimismo, indicó que los medios de comunicación han magnificado la toma de las oficinas "para perjudicarnos".
    "Que tomen la oficina de los derechos humanos, ¿cuándo se había visto eso? Nunca", señaló López Obrador, quien dijo que el ministerio de Gobernación está procurando el diálogo con los grupos inconformes, aunque estos se niegan a platicar.
    Wendy Figueroa, directora de la Red Nacional de Refugios (RNR), aseguró que las movilizaciones feministas no se debilitaron por la cuarentena y que las mujeres siguieron "exigiendo sus derechos" con actividades en redes sociales, pronunciamientos e incluso nuevas formas de protesta.
    "Estas movilizaciones y las tomas son el inicio de una revolución que se ha venido gestando como resultado de las omisiones y la impunidad en los casos de víctimas de feminicidio, desapariciones y otros delitos", afirmó Figueroa.
    Cada día mueren en México al menos 10 mujeres pero la ola de femicidios tiende a aumentar, aunque el presidente López Obrador señaló recientemente que están a la baja, lo que le generó numerosas críticas.
    Según el Sistema Nacional de Seguridad Pública, de enero a julio de 2020 se han registrado 549 feminicidios en México.
    El Estado de México, Veracruz, Ciudad de México, Nuevo León y Puebla son los cinco estados con más incidencia en el delito. (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en