Londres frena a los que vienen de afuera

Cuarentena obligatoria de 14 días. Compañías aéreas en furia

Estrictos controles a los que lleguen del exterior y cuarentena obligatoria, impone el Reino Unido
Estrictos controles a los que lleguen del exterior y cuarentena obligatoria, impone el Reino Unido (foto: ANSA)
19:22, 22 mayLONDRESRedacción ANSA

(ANSA) - LONDRES, 22 MAY - La pesadilla del coronavirus que, en el Reino Unido, entre demoras e ilusiones, causó la segunda cifra absoluta de muertos tras Estados Unidos, no debe venir del exterior.
    Y esta, al menos, es la motivación que empuja al gobierno Tory de Boris Johnson a formalizar a partir del 8 de junio la anunciada cuarentena obligatoria de 14 días para quien arribe o reingrese a la isla so pena de una salada multa a pesar de la furia de las compañías aéreas y operadores de viaje.
    La explicación de los detalles fue confiada hoy a la ministra del Interior, Priti Patel, ya estricto paladín en el tema de la inmigración puesta en el tapete tras el Brexit. Pero, esta vez, jura Downing Street, no se trata de un choque entre halcones y palomas en el debate sobre la situación de las fronteras sino más bien de una precaución temporal tendiente a reducir los riesgos de una oleada de ingreso del virus luego de que fatigosamente -y al precio de 45.000 muertos en base a las estimaciones más duras- el país consiguió bajar en forma estable la tasa de infección interna.
    La medida destinada a ser revisada cada tres semanas, tocará inicialmente a los arribos mediante cualquier medio y de cada Estado con la única excepción de Irlanda o de grupos como choferes de camiones, médicos comprometidos contra el Covid-19 y trabajadores agrícolas estacionales.
    En tanto, Francia, que esperaba ser exenta, ya se "lamenta" y promete "reciprocidad".
    Los visitantes, excepto los rechazados, deberán dejar en los controles fronterizos la dirección del sitio de cuarentena y un número de teléfono de modo de poder se ubicados: previstas multas de 1.000 libras esterlinas (unos 1.100 euros) para los trasgresores, confirmó Patel.
    Los alojamientos permitidos para el auto-aislamiento incluirán casas propias, de familiares y de amigos, y también hoteles. A falta de reservas, el gobierno se compromete a indicar un hotel que será pagado regularmente.
    En los 14 días no se podrá salir ni siquiera a hacer compras que deberá ser proporcionada por otros y no se podrá recibir visitas salvo de quien provea asistencia esencial.
    Priti Patel, junto al responsable de la Policía de Frontera, Paul Lincoln, defendió la decisión como un instrumento para alejar la amenaza "de una segunda oleada devastadora" de contagios y respondió a las criticas insistiendo que este "es el momento justo" para intervenir en los confines, luego de que el Reino consiguió superar "pagando un caro precio" un duro primer pico de la epidemia. Agregó, asimismo, que el gobierno pretende ayudar a la industria turística pero que "reapertura" será actuada "en un modo seguro y responsable".
    La cuarentena, observó, "no equivale al cierre de las fronteras" ni modifica la recomendación general a los británicos de no reservar por ahora vacaciones y cumplir solo viajes de "absoluta necesidad". Mientras la hipótesis de "corredores aéreos" abiertos con algunos países menos golpeados por el Covid-19, evocada días atrás por el titular de los Transportes, Grant Shapps, para buscar de dar un mínimo de alivio al turismo estival, fue bajado a "una opción no para hoy sino para el futuro".
    Del resto, las polémicas al gobierno -acusado por varias partes de querer introducir una medida muy draconiana y de difícil puesta en marcha tras haber dejado, al contrario, abierto los confines meses atrás a diferencia de otros- no faltan.
    Y se entrecruzan con aquellos de signo opuesto contra la intención de encaminar una reapertura parcial de las escuelas en Inglaterra.
    En baile, en el sector de los viajes, existen además los intereses de los operadores ya duramente golpeados por la parálisis casi total del "lockdown".
    Tim Alderslade, número uno de la organización británica de grupos de compañías aéreas (Airlines UK), denuncia la cuarentena como una elección "absurda en este punto" no sin invocar "un enfoque de buen sentido", limitado a la introducción de medidas de seguridad sanitarias a bordo de los aviones como las recomendadas por el organismo de consulta científica de la UE o, al menos, la vía libre a algún "corredor aéreo".
    En la misma línea Virgin Atlantic, la compañía de Richard Branson mientras el coloso irlandés low cost Ryanair, cuyo dueño, Michael O'Leary, había ya definido como "idiota" la indicación del gobierno de Johnson, es todavía más polémica: hasta llegar a liquidar la cuarentena británica como una medida "no científica y completamente inaplicable". (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en