Brasil es el infierno

Segundo por contagios en mundo, pico en junio y crisis política

Un sepultura en Rio de Janeiro
Un sepultura en Rio de Janeiro (foto: ANSA)
11:39, 23 maySAN PABLORedacción ANSA

(ANSA) - SAN PABLO, 25 MAY - Brasil entrega día a día números brutales de la pandemia y, tras convertirse en el segundo país del mundo por contagios, se temen miles de muertes para junio, cuando los expertos esperan el pico, mientras el presidente Jair Bolsonaro afronta una crisis política de magnitud.
    Con 1.001 muertes registradas en las últimas 24 horas, Brasil superó el viernes a Rusia por cantidad de infecciones confirmadas de Covid-19, convirtiéndose en el segundo país con la mayor cantidad de casos, sólo superado por Estados Unidos.
    Según datos del ministerio de Salud, el número total de muertos ha aumentado a 21.048 y el de contagios supera los 330 mil.
    Pero muchos expertos señalan que puede haber tres millones de infectados en realidad, pues los números en las populosas favelas de Río de Janeiro o en Manaos y las áreas amazónicas no son confiables ni precisos.
    El gobierno federal publicó en una edición adicional de la Gaceta Oficial de la Unión hoy un decreto que restringe la entrada de extranjeros a Brasil durante 30 días debido a la pandemia del nuevo coronavirus.
    La entrada de extranjeros, de cualquier nacionalidad, está prohibida por carreteras u otros medios terrestres, por transporte aéreo o acuático. El período de 30 días puede extenderse por recomendación técnica de la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa), que fue la entidad que recomendó la restricción.
    Por ley, la restricción no se aplica a los brasileños nativos o naturalizados; inmigrantes que tienen residencia permanente en Brasil; profesionales extranjeros en una misión empleados por una organización internacional; pasajeros en tránsito internacional, siempre que no abandonen el área internacional del aeropuerto.
    En tanto, el presidente Bolsonaro, un continuo crítico de la pandemia y que se sumergió en una feroz batalla con gobernadores que aplicaron los encierros, se encuentra en medio de una feroz andanada por parte de la Justicia.
    Ayer el Supremo Tribunal Federal (STF) brasileño hizo público un video de una reunión ministerial en la que Bolsonaro hace explícita su intención de cambiar a funcionario y ministros que intenten investigar a su familia. Las imágenes son parte de la investigación abierta contra el mandatario a partir de la acusación del ex ministro de Justicia Sergio Moro, quien sostuvo que Bolsonaro expulsó al titular de la Policía Federal para evitar que avance una investigación contra sus hijos Flavio y Carlos, sospechados de montar una red ilícita para difundir noticias falsas en favor de su padre. Al difundirse el video de Bolsonaro se desató un escándalo en Brasil. Incluso un juez pidió que el presidente entregue su celular a la Justicia.
    "No voy a esperar a que jodan a toda mi familia ni a mis amigos esos sinvergüenzas porqué no puedo cambiar a alguien de Seguridad. Lo cambiaré. Y si no puedo cambiar al jefe, cambiaré al ministro", afirma Bolsonaro en el video grabado el 22 de abril pasado, dos días antes de la renuncia de Moro, quien lo acusó de interferir políticamente en la Policía Federal.
    El video fue exigido a la Presidencia y divulgado por orden del decano de la Corte Suprema, Celso de Mello, que supervisa la investigación contra los Bolsonaro. Mello pidió a la Fiscalía que analice la posible necesidad de que sean incautados los teléfonos celulares del gobernante y de uno de sus hijos.
    En el video, el presidente apunta contra adversarios políticos, como los gobernadores de Sao Paulo, Joao Doria, y Río de Janeiro, Wilson Witzel, que los califica como "esas mierdas".
    También se escuchan insultos a los magistrados del STF, que han considerado inconstitucionales algunas de las medidas adoptadas por el Gobierno.
    Anoche, en varias ciudades del país se escucharon cacerolazos exigiendo la renuncia de Bolsonaro, tras una jornada de contagios y muertes por la pandemia y de efervescencia política en medio de la crisis sanitaria.
    Brasil no sólo es el segundo país del mundo con más casos detectados de coronavirus, sino también el quinto en número de muertes por la pandemia, de acuerdo al recuento que hace la universidad Johns Hopkins. Pero cifras extraoficiales hablan de una situación aún mucho más grave, con casi tres millones de infectados y miles de muertos no contabilizados. Un estudio del Imperial College de Londres encuentra en Brasil la tasa de contagio más alta para Covid-19 en el mundo: cada persona lo transmite a otras tres. Y, encima, todavía no se alcanzó el pico de la pandemia. Las proyecciones fluctúan, pero existe cierto consenso de que el máximo de contagios se alcanzará a fines de mayo y el de los muertos en junio. (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA