Las muertes, "precio aceptable", Tegnell

Ideólogo de la controvertida estrategia sueca. Sociedad avala

El arquitecto de la estrategia sueca contra la pandemia, Anders Tegnell
El arquitecto de la estrategia sueca contra la pandemia, Anders Tegnell (foto: Ansa)
17:21, 17 mayESTOCOLMORedacción ANSA

(ANSA) - ESTOCOLMO, 17 MAY - Su popularidad ahora va más allá de las fronteras nacionales, esas que siempre ha querido mantener abiertas; original y controvertido, Anders Tegnell es quizás el escandinavo más famoso del mundo hoy a partir de ser el estratega de la controvertida postura frente al Covid-19.
    Idolatrado en casa y criticado en el extranjero por permitir que el virus se disemine en el país, sin imponer restricciones particulares. Es el jefe de la Agencia de Salud Pública sueca y el arquitecto responsable del "modelo sueco" frente a la pandemia.
    El del rechazo a los cierres y bloqueos, a cambio de un enfoque "más suave", como lo define la parte interesada.
    Defiende a ultranza la de decisión controvertida y muy a pesar de la alta mortalidad, registrada especialmente en hogares de ancianos.
    "No creo que necesitáramos el cierre en Suecia", insiste Tegnell en diálogo con ANSA. "No habría hecho tanta diferencia, especialmente en infecciones de hospicio. Imponer el cierre no habría cambiado la situación, hay muchas otras medidas, más suaves, que se puede usar", proclama. Pero, cómo debería aplicarse su estrategia de mitigación, que se basa en unas pocas intervenciones específicas para aplanar la curva de infección, al tiempo que protege la estructura socioeconómica.
    "Hasta ahora creo, aún teniendo en cuenta el exceso de muertes, que funcionó", insiste el experto. "La gente siguió nuestras instrucciones y nos aseguramos de que el servicio de salud tratara a todos los que lo necesitaban, no solo de Covid-19 sino al de cualquier otra patología. Fue difícil, pero siempre ha habido lecturas disponibles", argumenta. "Y lo hicimos sin imponer prohibiciones especiales, excepto para reuniones de más de 50 personas y, más tarde, para visitas a hogares de ancianos. Además de limitar el cierre de escuelas secundarias y universidades", amplia.
    El único camino sostenible a largo plazo, según el académico y alto funcionario sueco, que no está dispuesto a negar su estrategia a la luz de las más de 3.500 muertes reconocidas hasta ahora. "Cada muerte es un inmenso disgusto, es terrible ver morir a un número tan grande de personas, pero hay muchos otros aspectos a tener en cuenta al evaluar un enfoque único. Como, por ejemplo, el daño que se causa socialmente a largo plazo", desliza. Para reforzar su pensamiento, Tegnell cita el ejemplo de las escuelas primarias, siempre abiertas, así como bares, restaurantes, tiendas, cines y teatros. "Los niños necesitan ir a la escuela al menos tanto como sus padres trabajar. Creo que poder garantizar la escolarización en este período difícil fue un éxito que otras naciones podrían tomar como ejemplo", insiste decidido.
    Además, en Suecia, Tegnell ahora es casi una estrella de cine, con admiradores listos incluso para tatuarse la efigie de su rostro. Un consenso que se confirma en las últimas encuestas con el 70% de la población de acuerdo con él, con un 20% que incluso querría una línea más suave aún y solo el 5% de disidentes a esa postura. (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en