Israel, historias de vida

18:43, 30 marTEL AVIVRedacción ANSA
(ANSA) - TEL AVIV, 30 MAR - El médico israelí Elhanan Bar-On, del centro médico Sheba en Tel Aviv, se encuentra en la primera fila de la lucha contra el coronavirus no solo en Israel sino también junto a sus colegas palestinos de Cisjordania (adonde se desplazó para consultas) y Gaza, donde en cambio se le prohíbe ingresar porque es una tierra de Hamas.
    "La cooperación con la Autoridad Palestina -explicó en una entrevista con la prensa- no es solo altruismo. Estamos todos en el mismo barco". Y por lo tanto, la emergencia obliga a superar las barreras políticas.
    Bar-On trabaja en uno de los hospitales más modernos en Israel, pero como director del Centro médico israelí para las zonas de desastres está acostumbrado a trabajar también en zonas de "medicina de base" del Tercer Mundo.
    Con la llegada del coronavirus a Israel inmediatamente organizó una pabellón de aislamiento. Allí elaboró métodos de trabajo para impedir otros contagios, para proteger a su equipo y para hacer que la enfermedad no llegara al hospital más cercano.
    Cuanto aprendió sobre el terreno lo compartió con sus colegas palestinos en Jerusalén Este, desde Jericó (Cisjordania) y con aquellos de Gaza.
    "Su personal médico es de calidad", afirmó, "lo que deja algo que desear son las estructuras". Hasta ahora, los aislamientos impuestos por los palestinos se sostienen: "Pero en Gaza existe la posibilidad de una catástrofe" por el gran hacinamiento.
    ¿Qué se prevé para el futuro? "Estamos esperando la gran ola, que tal vez ni siquiera llegue. El virus se comporta de modo extraño, 'como un bastardo'. Pero nosotros -aseguró- nos mantenemos listos". ¿Un consejo? "Trabajar con sabiduría, de modo sistemático, anticipando los eventos". (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en