Argentina alargará la cuarentena, temores

Virus avanza pese al calor, riesgo alto en barrios pobres

Coronavirus en Argentina
Coronavirus en Argentina (foto: EPA)
20:21, 27 marBUENOS AIRESPor Alejandro Di Giacomo

(ANSA) - BUENOS AIRES, 27 MAR - El gobierno argentino se apresta a anunciar la extensión de la cuarentena obligatoria que vence el 31 de marzo, al influjo de tres grandes preocupaciones: el incumplimiento del encierro, el fuerte aumento de casos pese a un clima caluroso y el impacto multiplicador que se teme en los barrios pobres del Gran Buenos Aires.
    "Si tenemos que extender estas medidas lo haremos, porque entre la economía y la salud, elijo privilegiar la salud", afirmó el presidente Alberto Fernández en una entrevista emitida por el canal de televisión Telefé.
    Una encuesta mostró hoy que la mayoría de los argentinos está más preocupada por los efectos económicos y la recesión que por el impacto de la pandemia en la salud y acaso eso justifique ciertas desobediencias a las restricciones, penalizadas y severamente y duramente objetadas por Fernández.
    Portavoces del gobierno dijeron a ANSA que el país se encamina a extender la suspensión de clases -hay universidades privadas que ya anunciaron que este cuatrimestre se copletará de modo virtual online- y el aislamiento social obligatorio hasta el 12 de abril. "Pero de nada valdrá que se prolongue esa medida, si el cumplimiento es relativo", advirtieron los informantes.
    La administración de Fernández, quien suele sobrevolar en helicóptero Buenos Aires y los suburbios para chequear personalmente si el encierro tiene alto acatamiento o no, también proyecta aumentar los controles en las calles.
    No se descarta que a la policía y gendarmería se sume el Ejército para hacer más eficientes los controles de aislamiento y ya se convocó a miembros retirados de las fuerzas de seguridad federales para colaborar en la tarea. Comenzarán a trabajar en la segunda etapa de la cuarentena.
    Argentina suma hoy 13 muertes y casi 400 contagios y el pico de la curva se espera para fines de abril y principios de mayo, por lo que se decidió una bonificación especial salarial para médicos y personal sanitario a los efectos de potenciar su presencia.
    El país comenzó el otoño pero con temperaturas que parecen de verano (entre 25 y 30 grados en los últimos días), lo que no hace mella en el Covid-19. "Los casos siguen aumentando a ritmo y cuando empiece el frío nadie sabe qué pasará", apuntó un epidemiólogo del equipo presidencial.
    De hecho, la Organización Mundial de la Salud advirtió que el Covid-19 puede soportar altas temperaturas, bastante superiores a la temperatura corporal de los seres humanos. Las últimas investigaciones indican que el coronavirus perdería su potencial infeccioso si se encuentra expuesto a temperaturas que recién cuando superen los 56 grados centígrados y durante al menos 30 minutos.
    También el freno de actividades prolongado dispara pronósticos apocalípticos para la economía argentina, golpeada desde hace años, en recesión, con alto desempleo y una inflación galopante, ahora aquietada por la cuarentena.
    El gobierno nacional modificó el presupuesto para este año y, entre las principales variaciones, destinó unos 38 mil millones de pesos (unos 565 millones de dólares) a programas alimentarios.
    Incluso, el Ejército ya está repartiendo packs de alimentos en varias zonas del conurbano donde la cuarentena obligatoria cierra la posibilidad de ingresos en los hogares más empobrecidos.
    "El señor que cortaba el pasto de los jardines, el que pintaba casas, o la señora que trabajaba como personal doméstico en una casa. Todos ellos están en sus casas, sin trabajar y sin cobrar salarios. Corren riesgo de no poder alimentarse, de no poder alimentar a su familia", dijo a ANSA un cercano colaborador del gobernador de la populosa provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof.
    Las paupérrimas condiciones ambientales, sobre todo en la periferia de la capital argentina, en la populosa provincia de Buenos Aires, el hacinamiento de muchas familias, la falta de ingresos y las pobres condiciones habitacionales hacen temer una espiralización de letal coronavirus.
    "Tenemos que redoblar esfuerzos especialmente en los barrios precarios, concientizar, llevar soportes sanitarios y alimentar incluso a esa gente que la pasa muy mal antes de la llegada del virus y que puede sufrir ahora un colapso total", admiten desde el poder. (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en