En Argentina esperan un aumento fuerte de casos

Descentralizan centros de diagnóstico. Otra batalla en la guerra

Controles en la Ciudad de Buenos Aires para que se respete la cuarentena obligatoria ante el avance de la pandemia
Controles en la Ciudad de Buenos Aires para que se respete la cuarentena obligatoria ante el avance de la pandemia (foto: ANSA)
16:07, 22 marBUENOS AIRESPor Alejandro Di Giacomo

(ANSA) - BUENOS AIRES, 22 MAR - Argentina se prepara para vivir la próxima semana la antesala del infierno con una duplicación y acaso triplicación de casos de coronavirus, a partir de la descentralización de los centros de exámenes.
    Hasta hoy el país sufrió cuatro muertes por la enfermedad y tiene contabilizados algo más de 250 positivos confirmados, además de haber realizado más de mil detenciones y penalizaciones por incumplimiento de la cuarentena obligatoria. Fuentes muy cercanas al gobierno dijeron a ANSA que "lo peor aún no empezó", pero subrayan que Argentina tomó medidas de oclusión y ataque a la curva de crecimiento de la expansión del covid-19 "una semana ante del período en que las aplicó China, desde donde se irradió el mal, y 15 a 20 días antes que Europa", la región más afectada en casos y muertes.
    "A la pandemia no la podemos frenar, pero lo que se puede hacer es mantener la reproducción de casos en valores que el sistema sanitario local pueda resistir. Una cosa es abrir las puertas del infierno y otra muy distinta estar adentro", dijo un experimentado epidemiólogo que integra el equipo de asesores del presidente Alberto Fernández.
    En diálogo telefónico con médicos de la capital argentina, ANSA pudo comprobar que los centro de salud estatales se están anticipando a la explosión de casos. "El viernes próximo podríamos estar hablando de más de mil positivos", coinciden especialistas.
    Ajuste de horarios, cierre de consultorios externos y creación de nuevos protocolos, instrucciones precisas a los galenos, capacitaciones online y una red de comunicación continua e, incluso, algunos cambios estructurales ya se están aplicando en los hospitales.
    Por ejemplo, el hospital Argerich, alguna vez preparado para asistir al presidente de la nación en caso de emergencia, está mudando sus salas de terapia intensiva de neonatología a otro nosocomio para abrir espacio a unidades de terapia intensiva con respiradores pulmonares.
    También se están acondicionando hospitales militares y hasta clubes de fútbol para responder a la multiplicación de casos.
    Pero las grandes preocupaciones de las autoridades sanitarias argentinas se centran en el populoso conurbano (periferia de la capital Buenos Aires), allí viven cerca de 20 millones de personas y los centros de salud flaquean en medio de la crisis económica del país y años de decadencia y desidia.
    Los expertos advierten que la diferencia en los países más afectados pro la pandemia, como Italia o España, las diferencias están marcadas por el anticipo de las medidas oficiales, la conciencia ciudadana y la detección de casos de forma temprana, evitando "los que andan sueltos asintomáticos y sin diagnóstico" contagiando y expandiéndolo.
    En este último aspecto empezará a trabajar fuerte Argentina desde el lunes.
    El Instituto de Microbiología Doctor Carlos Malbrán (creado en 1916), en la capital argentina, es hoy el único que realiza test de covid-19, con el análisis de algo más de un centenar diarios, pero desde la próxima semana habrá otros lugares, lo que multiplicará los casos positivos.
    Los nuevos entes de test estarán en ciudad de Buenos Aires, Provincia de Buenos Aires, Córdoba (oeste del país), Santa Fe (centro), Chaco (norte) y Tierra del Fuego (sur), donde está la ciudad más austral del planeta y se esperan muchos casos tras el arribo de cruceros internacionales días atrás. El Malbrán cuenta hoy con unos 3.000 reactivos para detectar el coronavirus de la pandemia, otros 12.000 se sumarían el miércoles a más tardar y 50.000 la semana próxima en todo Argentina. Con la descentralización de diagnóstico se abre otra trinchera en la guerra.
    Igual, las autoridades siguen trabajando en los otros frentes y uno vital es la conciencia ciudadana para respetar la cuarentena obligatoria, que es muy difícil controlar en el conurbana bonaerense, para eso ya está en carpeta el posible "estado de sitio".
    "Sabemos que es muy drástico, pero el presidente está decidido y cuenta con gran respaldo político. Si es necesario se aplicará", dijeron desde ámbitos del gobierno. (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en