La vida cotidiana alterada por el virus

Cine y gimnasio con distancias prudenciales. Aulas vacías,

La Catedral de Milán de fondo, los barbijos en primer plano
La Catedral de Milán de fondo, los barbijos en primer plano (foto: ANSA)
18:07, 05 marROMAPor Chiara Acampora

(ANSA) - ROMA, 5 MAR - El día después de las nuevas medidas tomadas por el gobierno italiano para hacer frente al coronavirus en la capital, coloca a los ciudadanos en posición de "mantener las distancias" en la vida de todos los días.
    Clases de gimnasia con "número cerrado" (con un número máximo de participantes), en el cine sentados en asientos alternos y cumpleaños de los niños festejados solamente en familia.
    En algunos centros deportivos de la ciudad fueron predispuestos dispenser con desinfectantes en varios ambientes, se limita el acceso a los cursos fitness y se garantiza una mayor distancia entre los concurrentes a la sala de pesas.
    "Buscamos respetar al máximo las nuevas indicaciones -explicó el director general de una cadena fitness que cuenta con seis estructuras en Roma, entre ellas, en Villa Borghese-. Ya desde hace tiempo hemos instalado distribuidores de desinfectantes en todas las salas y los ambientes por las noches con desinfectados".
    Es más se busca "reducir al mínimo el contacto entre clientes con clases fitness a "número cerrado", dividiendo el número de participantes mientras en la sala de pesas las maquinarias pueden ser utilizadas una sí la otro no".
    Y también en el cine las distancias entre los espectadores en la sala."Es vendida aproximadamente una entrada de tres -explica un proyeccionista de la Multisala Jolly, a dos pasos de la Plataforma de las Provincias-. Por cada asiento ocupado hay dos vacíos. Obviamente en la sala reina la oscuridad y es imposible controlar, por tanto está todo confiado al buen sentido de los espectadores".
    Mismas medidas fueron tomadas en el cine Tibur de San Lorenzo, mientras en el cine de las Provincias fue colocado junto a la boletería un aviso en el que se especifica que en el respeto del DPCM (firmado por Giuseppe Conte) se deben sentar en asientos alternos.
    Y obviamente en la tarde entre las personas en fila para adquirir las entradas alguno lleva puesta una máscara: "No renuncio a poder gozar de un buen filme -puntualizó Ana-, pero la preocupación existe por supuesto".
    La Opera, en cambio, prefirió anular los espectáculos programados hasta el 5 de abril, "El corsario" y "Turandot".
    También muchos conciertos fueron postergados.
    Parecen sufrir asimismo un "contratiempo" las fiestas de cumpleaños para los niños, los meeting y las recepciones nupciales.
    "Habíamos programado con otra mamá una fiesta de cumpleaños para mañana por la tarde para nuestros niños en el museo -comenta Federica, que vive en el barrio Nomentano de Roma-, pero ayer decidimos posponerla. No queremos exponer a los niños a algún riesgo".
    También Francesca para el primer cumpleaños de su niño decidió renunciar a la fiesta en un local y prefirió hacerle apagar la velita solo en compañía de los abuelos.
    "Ya tendrá tiempo para festejar -dijo-, la seguridad es lo primero".
    Y se registran postergaciones y cancelaciones aún en lo que respecta a recepciones de bodas programadas en este período en Roma.
    "Siete de cada diez eventos esta semana fueron anulados -aseveró una empleada de una conocida location del centro de Roma- y para las próximas semanas estamos ya teniendo cancelaciones. Se trata principalmente de cita empresariales, pero además recepciones de bodas y banquetes fijados para otros aniversarios".
    "Los eventos en programa para marzo y abril fueron todos cancelados -precisaron en otra residencia- para las fiestas de bodas la tendencia es simplemente postergarlas para el próximo verano (boreal), pero algunos directamente las anulan. Se trata, sobre todo, de extranjeros que en este momento tienen miedo de venir a Italia".
    En suma la gente redescubre la "vida a distancia". Empero, hay quien se rebela: algún joven "desafía" al virus besándose en el césped de la Universidad La Sapienza que, como el resto de los ateneos, bloqueó la enseñanza. "Es un himno a la vida, no nos rendimos pero no tenemos síntomas y al afecto no renunciamos", dijeron abiertamente.
    (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en