Con el crucero, error garrafal, según expertos

El caso del Diamond Princess bajo la lupa de especialistas

El Diamond Princess en el puerto de Yokohama
El Diamond Princess en el puerto de Yokohama (foto: EPA)
18:59, 18 febROMARedacción ANSA

(ANSA) - ROMA, 18 FEB - Amontonar a miles de personas en cuarentena a bordo del Diamond Princess, como hizo Japón con el crucero atracado desde el 5 de febrero en el puerto de Yokohama, confirmó ser un experimento que empeoró las cosas, sostienen expertos de distintas áreas.
    "Es contraproducente además de que moralmente discutible", sostienen los expertos consultados por el diario The Guardian.
    Según Roojin Habibi, abogado especializado en leyes sanitarias internacionales, el experimento se reveló "contraproducente", transformando en tiempo real al crucero en una incubadora del virus, como así también, en un "caldera caliente" de contagio.
    Desde que la nave está atracada en Yokohama, 540 personas fueron dando progresivamente resultados positivos al virus.
    Según Clara Wenham, asistente docente en la Escuela de Políticas Económicas sanitarias globales de Londres, el hecho de que Estados Unidos haya evacuado el barco y haya llevado a sus ciudadanos de regreso a casa, como se aprestan hacer Italia y otros países, solo aumenta dudas sobre la necesidad real de obligar a las personas a permanecer a bordo del Diamond Princess.
    "A los estadounidenses se les permitió desembarcar de todos modos para llegar al aeropuerto. Si se considera que esto es seguro, por qué los otros no pueden pasar la cuarentena en otro lugar?", se preguntó la experta citado por The Guardian. Pero la decisión de Japón es puesta en dudas también desde el punto de vista moral. Según Mark Eccleston-Turner, docente de legislación sanitaria internacional en la Universidad Keele, las condiciones a bordo, a pesar de las garantías de las autoridades japonesas, "son preocupantes y los derechos humanos parecer haberse convertido en un problema secundario en esta emergencia".
    Un italiano contagiado de coronavirus, dos vuelos de Roma para repatriar al grupo bloqueado desde hace dos semanas en el Diamond Princess y el boletín cotidiano de otros 88 nuevos contagios, que totalizan 542, fue el parte del día sobre el crucero.
    Los primeros en subir al vuelo especial de la Aeronáutica militar italiana, que partirá de Roma, serán los italianos indemnes tras el largo período de cuarentena en la fatídica nave.
    Se trata de una veintena de personas, entre pasajeros y tripulación.
    "Los traeremos a casa en los próximos días -aseguró el canciller Luigi Di Maio- porque lo que está sucediendo requiere, primero que nada, el máximo apoyo a nuestros connacionales y la máxima ayuda a los gobiernos que afrontan este esfuerzo".
    Los técnicos del ministerio de Salud y de la Farnesina (Cancillería italiana) están trabajando para obtener las autorizaciones necesarias que aún no están completas.
    En la Protección Civil, para hacer un análisis completo de la situación, se reunieron por horas Di Maio, el ministro de Salud, Roberto Speranza, y el jefe del Departamento, Angelo Borrelli. La hipótesis sería la de partir de Japón hacia Italia el "jueves", según refirió a ANSA un italiano a bordo de la nave.
    Los italianos a bordo de la nave crucero, una vez repatriados, "tendrán que pasar 14 días en cuarentena", precisó el ministro Speranza, porque el Diamond Princess "es ya uno de los lugares en el mundo con la más alta difusión del coronavirus".
    Y poco importa si en las dos semanas a bordo de la nave no presentaron algún síntoma: "Consideramos que es indispensable la cuarentena -enfatizó el ministro-, y ello está en línea con la impostación inspirada en el criterio de máxima precaución". Los italianos aterrizados en Japón cambiarán muy probablemente con los 55 que de Wuhan fueron trasladados a la Cecchignola (en Roma): su cuarentena concluirá el jueves.
    Para el comandante y los miembros de la tripulación que decidan permanecer a bordo con él, el camino es aún largo antes de poder moverse libremente. Desde mañana, terminada la cuarentena a bordo, comenzará el desembarco de los pasajeros que resulten negativos a los test. Es ésta una mega operación que durará varios días, considerando que se realizaron los test a los 3.200 pasajeros y algunos resultados no estarán listos antes del viernes.
    Mañana desembarcará el primer grupo de 500 personas. Solo cuando todos los pasajeros hayan descendido comenzará la cuarentena de la tripulación, que permanecerá otros 14 largos días a bordo. "El enemigo a vencer es el miedo", aseguran los hombre de mar. (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en