En Navidad las parejas "explotan"

Aumenta la violencia doméstica y separaciones en Italia

En Navidad y Fin de Año aumentan los divorcios
En Navidad y Fin de Año aumentan los divorcios (foto: Ansa)
13:51, 11 dicROMARedacción ANSA

(ANSA) - ROMA, 11 DIC - En Navidad, tiempos de fiestas familiares, paz y serenidad, las parejas en crisis llegan a un punto de inflexión y aumenta la violencia doméstica, tanto psicológica como física. Así lo indica, al menos para Italia, un estudio realizado por la abogada experta en derecho de familia, Valentina Ruggiero. Al parecer, la situación se tensa por el hecho de que los cónyuges pasan más tiempo juntos en esta época del año y los problemas se agudizan. Así, aumentan los casos de "stalking" (acecho) de exnovios o exesposos que siguen a sus excompañeras para ver con quién pasarán las fiestas de fin de año; los de maridos violentos que encuentran cualquier excusa para levantarle la mano a sus esposas: desde el almuerzo de Navidad que no colmó sus expectativas hasta vestido un poco escotado para la noche de Fin de Año. No es casual que al inicio de cada año los pedidos de divorcios aumenten. Según el observatorio creado por Ruggiero, "durante el período de fiestas, especialmente la mujer, pero también el hombre si es una víctima, toma más conciencia de los problemas de la pareja y de la situación de violencia que sufre puertas adentro".
    Estar juntos por un período más extenso, sin la distracción de los compromisos de trabajo, hace que el tiempo juntos se convierta en una jaula. "En el caso de maridos violentos, la mujer se da cuenta de que no puede decidir nada, no puede expresar su personalidad y se siente como en una cárcel. La violencia, sobre todo psicológica, se transforma en física cuando la mujer, que siempre ha sufrido, decide rebelarse -especialmente cuando tiene hijos pequeños- y reconquistar su libertad", expresó la experta.
    El "identikit" de los cónyuges que "explotan" en Navidad son aquellos que han estado juntos durante más de 20 años.
    "El violento -relató la abogada- frente a los otros es amable y sociable, incluso gentil con los hijos. Sin contar que es exquisito en las relaciones sociales, mientras que un hombre taciturno y reservado rara vez es violento". Pero los violentos, y en general los hombres manipuladores, según la experiencia de Ruggiero, en este período histórico "son, en su mayoría, de alto nivel social. Pertenecen a esa clase definida burguesa, que ahora está en dificultades: estas personas sufren frustraciones laborales porque perdieron su estatus, con consecuencias económicas, y se desahogan con las mujeres".
    La Navidad de las familias con problemas no resueltos, en particular con hombres violentos, generalmente transcurren con los padres del "agresor". "Esto porque el violento -subrayó la abogada- tiende a islar a la víctima y, por lo tanto, a impedirle que vea a sus familiares".
    Recordó que "muchas mujeres tienen a sus padres en otra ciudad y se les niega verlos, incluso durante las fiestas".
    "Se trata de un alejamiento estratégico del agresor. Los familiares perciben la aversión hacia ellos y por eso respetan la voluntad de sus hijas, pero a menudo no se dan cuenta de la real situación, del origen de esa hostilidad, ni de la violencia que sufren sus hijas", subrayó Ruggiero. Para concluir, sostuvo que "la que sufre es siempre la víctima, que no dice lo que sucede para no manifestar su debilidad al tener que sufrir a un hombre violento. Por eso, tras Navidad y Fin de Año, muchas mujeres deciden salir de la jaula, de la prisión en que se había convertido su familia y deciden separarse". (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en