CEPAL aprueba agenda regional desarrollo inclusivo

Alicia Bárcena.
Alicia Bárcena. (foto: ANSA)
20:55, 03 octCIUDAD DE MEXICORedacción ANSA

   (ANSA) - CIUDAD DE MEXICO, 3 OCT - La secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) lanzó hoy un vehemente exhorto a los países del área a no "bajar la guardia" en momentos en que "la economía nos está imponiendo restricciones muy severas". "Los programas sociales deben seguir siendo prioridad para los países de nuestra región", expuso, al indicar que "el mensaje es muy claro", afirmó en la sesión de clausura de la Tercera Reunión de la Conferencia Regional sobre Desarrollo Social de América Latina y el Caribe.
   Durante el encuentro, convocado por la CEPAL, el gobierno de México y el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) se aprobó una Agenda Regional para el Desarrollo Inclusivo.
   Este instrumento, acordado luego de tres días de deliberaciones, permitirá avanzar en el combate a la pobreza y zanjar el abismo de la desigualdad social en la región.
   Bárcena, secretaria ejecutiva de la CEPAL, con sede en Santiago, llamó a los países del área tienen a demostrar al mundo "un compromiso profundo con el desarrollo social, con el combate a la desigualdad, a la pobreza y la pobreza extrema".
   La secretaria general de la CEPAL dijo que esto es plausible no obstante los "problemas, obstáculos y dilemas económicos, políticos y sociales" que enfrenta la zona.
   "Los necesarios y urgentes avances en materia de desarrollo social no deben ser vistos como obstáculos al crecimiento económico", precisó. "La igualdad es una condición necesaria para avanzar en el crecimiento. Se trata de igualar para crecer y de crecer para igualar", agregó Bárcena.
   En el encuentro se acordó fortalecer la agenda como instrumento técnico y político para lograr la implementación de "la dimensión social" de la Agenda 2030.
   El documento condensa el acuerdo de los países sobre la necesidad de "impulsar una nueva generación de políticas sociales asentadas en un enfoque de derechos, de igualdad y guiadas por el principio del universalismo sensible a las diferencias".
   Apunta además a "fortalecer la institucionalidad social, incluyendo la capacidad de los países de invertir en lo social, a dotar a las políticas sociales de recursos suficientes y garantizados, y a reforzar la acción multilateral".
   Como ejes de esta agenda figuran los sistemas de protección social universales e integrales, las políticas de inclusión social y laboral, la institucionalidad social fortalecida y la cooperación y la integración regional para avanzar hacia el desarrollo social inclusivo y alcanzar el desarrollo sostenible.
   Bárcena agradeció a México por servir de anfitrión "extraordinario" de esta cita, en la cual el gobierno del presidente Andrés López Obrador asumió la Presidencia de la Conferencia Regional sobre Desarrollo Social de América Latina y el Caribe.
   La ministra del Bienestar, María Luisa Albores, puntualizó que el gobierno mexicano asume la estafeta "con el firme compromiso y toda la voluntad de que este espacio sea un referente en la construcción de las políticas de desarrollo social y de bienestar de todo el continente".
   Por su parte, Luis Felipe López-Calva, Director Regional del PNUD para América Latina y el Caribe, dijo que, si bien ha logrado un crecimiento importante y una reducción de la pobreza significativa, la región aún tiene muchos retos por delante.
   Por ejemplo, aseveró que "no ha logrado consolidarse como una sociedad de clase media, limitando su capacidad de dar el último salto hacia el desarrollo".
   En el curso de las deliberaciones, se analizó el documento "Nudos críticos del desarrollo social inclusivo en América Latina y el Caribe: antecedentes para una agenda regional", un diagnóstico a fondo elaborado por la Cepal.
   Entre los factores que conspiran contra este objetivo figuran "la persistencia de la pobreza, las desigualdades estructurales, el déficit de trabajo decente y de protección social, la insuficiente inversión social, las diversas formas de violencia y los desastres y el cambio climático", según el organismo.
   En total, participaron 102 representantes de 29 países y 40 delegados de 13 agencias de las Naciones Unidas y organismos internacionales, así como de 18 instituciones de la sociedad civil y representantes de la academia y el sector privado de América Latina y el Caribe.(ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en