La tierra vuelve a temblar en California

Anochecer de viernes con pánico, daños pero sin víctimas fatales

Trabajadores intentan tapar una grieta producida por el sismo en un camino rural de Ridgecrest, California (foto: ANSA)
13:07, 06 julLOS ANGELESRedacción ANSA

(ANSA) - LOS ANGELES, 6 JUL - Un terremoto violento de 7.1 grados (en una escala hasta 10) sacudió a California en el atardecer del viernes y fue el mayor movimiento telúrico en la zona en 20 años, aunque no hay registro de víctimas.
    El sismo se registró a 17,6 kilómetros de Ridgecrest, la misma ciudad afectada por el sismo del jueves, a una profundidad de solo 900 metros.
    Este es el terremoto más fuerte registrado en el estado en los últimos 20 años, según el American Geophysical Institute (USGS), que ha advertido a México.
    No hay daños significativos en la infraestructura, ni muertes ni lesiones graves en Los Angeles, dijo el cuerpo de bomberos de la ciudad.
    Esta vez sacudió los edificios en el sur de California, agregando más nerviosismo a una región ya nerviosa por los sismos de los últimos días.
    El gobernador Gavin Newsom emitió una declaración temprana este sábado en la que declaró el estado de emergencia para el condado de San Bernardino.
    El viernes por la noche dijo que había solicitado una declaración de emergencia de la Casa Blanca y había activado el Centro de Operaciones del Estado en Mather, California, a su nivel más alto.
    El jefe de bomberos del condado de Kern, David Witt, dijo que su departamento había respondido a múltiples incendios estructurales, pero no se reportaron víctimas mortales. "Todas las cosas costosas estaban seguras, pero el resto salió de los armarios, de la nevera, de los cajones, cayó por todas partes. Ahora tengo mucho que hacer", dijo Jeremiah Jones, uno de los residentes de Ridgecrest, entrevistado por Los Angeles Times.
    La ciudad del sur de California, es la más cercano al epicentro del nuevo terremoto.
    El terremoto "nos lanzó de la cama", contó otro residente, Bill Sturgeon. Su casa sufrió daños en el terremoto del jueves. "Todas nuestras cosas personales han desaparecido, así que, no me importa el último impacto", deslizó.
    En Bakersfield, la sede del condado, por segunda vez en dos días, Edith Mata también se vio obligada a agarrar a su hijo de un año y salir corriendo para ver a la mayoría de sus vecinos en la calle. "Todos salieron de sus casas espantados", describió.
    El temblor fue seguido por una réplica también intensa, de 5.5 en magnitud. Y hay alarma, porque los científicos dijeron que la falla que causa los terremotos en esta zona del oeste de Estados Unidos "parece estar creciendo".
    El movimiento telúrico también causó algunos incendios y otros daños en los alrededores de Ridgecrest y Trona, también en Mojave, y se sintió tan lejos como Phoenix, Las Vegas, Baja California y Reno, de acuerdo con los datos de una multitud de personas registrados, de los que da cuenta hoy Los Angeles Times.
    La filial de la compañía Edison del sur de California dijo que este sábado unos 3.000 residentes en Ridgecrest y las áreas circundantes quedaron sin electricidad después del terremoto. El general David Baldwin, ayudante general de la Guardia Nacional de California, dijo que se enviará una fuerza de trabajo conjunta que incluirá 200 fuerzas de seguridad y aviones militares para ayudar en las zonas más afectadas, pues hay también algunos escapes de gas.
    La instalación de pruebas de armas en las afueras de Ridgecrest, la Estación Naval de Armas Aéreas del Lago China, también sufrió algunos daños, pero este sábado las precisiones no abundaban. "NAWS China Lake no tiene capacidad de misión hasta nuevo aviso; sin embargo, los protocolos de seguridad siguen vigentes", dijo la base naval en su página de Facebook después del último temblor. El terremoto golpeó alrededor de las 8:20 PM (hora local) con las primeres sombras de la noche y fue 10 veces más grande que el temblor del jueves por la mañana, según Lucy Jones, una reconocida experta en sismos local.
    Jones dijo que ahora es probable que la falla que origina los movimientos telúricos en la zona "se haya ampliado" y que "esté creciendo", lo que genera acechanzas sobre el futuro sísmico de Los Angeles.
    "Debido a su tamaño, es probable que le sigan más sacudidas que se sentirán en Los Angeles. Puede haber réplicas de hasta 6 grados", avisó la especialista.
    El problema es que para proyectar lo que vendrá no hay registros. Jones dijo que no podía recordar un patrón de terremotos en California en el que a un punto de referencia de 6.4 le siguiera un evento de 7.1 (como el de anoche) y luego a un terremoto aún más grande.
    Empero, advirtió que "eso no significa que no pueda suceder".
    "Claramente estamos atravesando una secuencia muy enérgica, por lo que no hay razón para pensar que no sobrevengan terremotos más grandes", dijo. (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA