Riesgo de muerte en la moda del monopatín

Circulan sin reglas, joven de 25 años impacta contra camión

El monopatín, una moda en Europa que se extiende a Latinoamérica
El monopatín, una moda en Europa que se extiende a Latinoamérica (foto: ANSA)
17:27, 11 junPARISRedacción ANSA

   (ANSA) - PARIS, 11 JUN - El alerta surgió primero en España, ahora un joven de 25 años murió en París al chocar contra un camión cuando circulaba en monopatín eléctrico, lo que evidencia la anarquía en torno a las reglas sobre esos vehículos.
    El aparato se convirtió en una moda, no sólo en Europa, también en América Latina, pero el nuevo accidente aviva la polémica sobre su peligrosidad.
    El hecho ocurrió en el barrio de la Goutte d'Or, donde el joven impactó contra el camión que salía por una vía lateral y tenía preferencia.
    La alarma sobre la utilización del monopatín, cuya versión eléctrica circuló por mucho tiempo sin reglas y sin seguridad y que puede alquilarse -incluso para compartir- y comprarse por pocos cientos de euros, fue lanzada desde hace meses. La alcaldesa Anne Hidalgo está buscando contener los aspectos más nocivos del nuevo fenómeno, que no conoce obstáculos: se desplazan a lo largo del pavimento, consideran una opción los semáforos, llevan a dos personas, sin casco y sin ningún tipo de protección. Hidalgo justamente había anunciado varias medidas para regular la circulación de estos vehículos, entre ellas la prohibición de estacionar en las aceras y la limitación de la velocidad.
    Cualquiera que circule en París tiene en sus ojos decenas de episodios de incidentes desatados o evitados por nada. El pasado lunes por la noche, el joven con un monopatín tendría que haber cedido el paso al camión y, en cambio, cayó sobre él, en el popular barrio al pie de Montmartre. Murió tan pronto como llegó al hospital, por las heridas, pero también por un paro cardiorrespiratorio debido al terrible impacto.
    Una víctima, en el tráfico loco de la "patineta", ya se había registrado una en abril pasado en Levallois-Perret, en el norte de la capital, pero se había tratado de un anciano de 80 años que fue embestido por uno de los monopatines que recorren la capital y que en un año se multiplicaron hasta convertirse en un ejército de 20.000. Por ahora, la Municipalidad parisina sólo ha tenido éxito en lanzar un proyecto para prohibir el estacionamiento en las aceras, ahora bloqueado por los nuevos velocípedos, con todas las dificultades del caso: no tienen matrícula y para conducirlos no hay necesidad de una licencia.
    Regla adicional, también aquí teórica ya que la aplicación práctica sigue siendo un enigma, la limitación de la velocidad a 20 kilómetros por hora y en algunas áreas del centro a 8km. Pero sobre la verificación de la infracción y en cómo imponer el pago de la multa, hay una niebla muy espesa. No se sabe cómo resolverlo.
    Muchos en París estiman que algunas "patinetas" lanzadas, también en la noche, alcanzan hasta los 50 kilómetros por hora, a menudo sin disminuir la velocidad en las bocacalles y los pasos peatonales.
    El incidente de la noche del lunes -advirtió Emmanuel Gregoire, uno de los vice-alcaldes- "muestra la necesidad de recordar las reglas elementales que todos deben respetar. La policía debe multar, por ejemplo, a quien pasa con la luz del semáforo en rojo".
    Elisabeth Borne, la ministra de Transportes, aunque es "favorable al desarrollo de nuevas formas de movilidad" señala la "total anarquía" del fenómeno, que "plantea problemas de seguridad".
    Por ahora, sin embargo, la ministra no estuvo en primera fila de imponer reglas: "los franceses han tenido suficientes obligaciones impuestas", dijo, regocijándose, hace unos días, por el rechazo en la Asamblea Nacional de la obligación de usar un casco de bicicleta o en un monopatín eléctrico. Latinoamérica empieza a sumarse a la moda, de hecho ya se alquilan en Buenos Aires. El dilema es que con los monopatines eléctricos también llegan los peligros no sólo para quienes los usan, también para los transeúntes. (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en