Las japonesas luchan por zapatos cómodos

Obligadas a llevar tacos en el trabajo. El #MeToo de los pies

Crece el movimiento #KuToo, que pregona no más tacos altos obligatorios en el trabajo para las japonesas (foto: Ansa)
16:47, 06 junTOKIORedacción ANSA

(ANSA) - TOKIO, 6 JUN - El movimiento #KuToo continúa creciendo en Japón después de la petición presentada al gobierno en contra de la práctica que obliga a las mujeres a usar tacos altos en el trabajo, un reclamo sin antecedentes. La iniciativa fue encabezada por la actriz y escritora independiente Yumi Ishikawa, y ya ha recolectado cerca de 20 mil firmas y se ha vuelto viral en las redes sociales en unos pocos días. El nombre toma prestado el término "kutsu", que en japonés significa zapatos, y "kutsuu" que se traduce como "dolor". Y desde luego tiene resonancias del #MeToo.
    Ishikawa notó inmediato de que había generado una gran repercusión en las redes sociales a través de un mensaje, cuando contó su experiencia personal, después de que se vio obligada a usar tacones altos durante un trabajo de medio tiempo en una funeraria. Desde ese momento, ya nada parece frenarlo.
    El documento presentado al ministerio de Trabajo habla abiertamente sobre la discriminación de género. Y cita la reciente campaña del Ejecutivo que en los meses de verano alentó a los empleados hombre a no usar la corbata para "trabajar más cómodos".
    También describe el sufrimiento experimentado por las mujeres al tener que usar zapatos con tacones altos, incluida la inflamación del dedo gordo y las ampollas plantares. Los primeros comentarios de los miembros del ejecutivo, sin embargo, no fueron benévolos. El ministro de Trabajo, Takumi Nemoto, respondiendo a una pregunta de la oposición durante una reunión parlamentaria, dijo que, "en general, la sociedad acepta que las mujeres deben usar zapatos con tacones altos, y es una práctica considerada necesaria y apropiado en el lugar de trabajo".
    Nemoto también declaró que obligar a las mujeres a seguir un código de vestimenta sería un abuso de poder solo cuando el empleado sufra una herida o tenga el pie dolorido, y el empleador lo obligue a ponerse los tacones altos. Por su parte, Ishikawa reiteró que el propósito de la campaña es cambiar la percepción de la comunidad, convencer a las personas de que no consideren como falta de educación la elección de una mujer para usar zapatos cómodos, como sus colegas masculinos. (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en