El padre de la novia en colapso - Sociedad - ANSA Latina

El padre de la novia en colapso

Progenitor de la actrizse resiste a llevarla al altar. Escándalo

La boda real, de pronto cayó en crisis, por la postura del padre de la novia. Máscaras que imitan las sonrisas del Príncipe Harry y de la actriz Meghan Markle
La boda real, de pronto cayó en crisis, por la postura del padre de la novia. Máscaras que imitan las sonrisas del Príncipe Harry y de la actriz Meghan Markle (foto: ANSA)
08:10, 16 mayLONDRESRedacción ANSA

   (ANSA) - LONDRES, 14 MAY - La atmósfera de cuento de hadas cuidadosamente preparado que flotaba en los palacios británicos frente a la esperada boda entre el príncipe Harry y la actriz estadounidense Meghan Markle, de pronto, se evaporó por una crisis familiar. Es que la novia tiene miedo quedar "huérfana" de hecho de su papá Thomas, quien anunció imprevistamente que estará ausente por estar muy avergonzado tras el escándalo por la venta de unas fotografías y prefiere ausentarse de la boda para no herir a su hija ni a la familia real.
    Markle explicó que en el último año se ha visto rodeado de "paparazzis" que lo han fotografiado en momentos embarazosos.
    Ante esta sorpresiva noticia, por ahora nadie sabe áun quién acompañará a Meghan al altar el sábado, mientras se buscan afanosamente soluciones alternativas.
    Los preparativos, en la capilla de Saint George y en todo el castillo de Windsor, escenario del rito religioso y luego del recibimiento, están ahora a pleno, con los últimos detalles.
    Los chefs ya están trabajando, automóviles y carrozas fueron elegidos, los confeti italianos firmados por Pelino fueron ordenados, dos planificadores de bodas de alto nivel -un inglés y un estadounidense- controlan todo teniendo la última palabra.
    Y la máquina organizativa se prepara para recibir a al menos 100 mil personas.
    Pero una nube de vergUenza cayó para estorbar, si no es el de arruinar, la fiesta. Culpa del pobre Thomas Markle, el director de luces a punto de convertirse en el consuegro del heredero al trono, Carlos, abrumado por las presiones en su hasta ahora buen lugar apartado de jubilado californiano de bajo costo en México.
    El hombre se excluyó sin previo aviso, anticipando a la prensa local que en Windsor no estará, salvo un cambio de idea de último momento siempre posible.
    Justamente horas después, en una jornada llena de vacilaciones, Thomas Markle decidió rever la situación y después de haber hablado con su hija ahora dice que sí asistirá al altar, pero previo deberá tener un alta médica.
    Thomas dijo que había tomado conocimiento de los médicos que su corazón estaba "gravemente dañado" por el ataque al corazón de la semana pasada. "Pero si los médicos me dejan salir, pondría en riesgo mi salud para volar a Inglaterra y estar con Meghan", dijo Markle, indicando que había presionado para salir el miércoles, pero hasta el momento no había recibido una respuesta afirmativa.
    Mientras se supo que no habrá ningún cara a cara con la reina y el príncipe consorte Felipe, ningún encuentro de presentación con Carlos junto a su ex mujer Doria Dadlan, la mamá de Meghan y fisioterapista de origen caribeño.
    Si bien Thomas evocó el presunto ataque cardíaco, en el hospital no resultó haber estado en estos días.
    Pero la verdadera razón es otra, como él mismo reconoció: el temor de involucrar a Meghan y a la realeza en el delito de las fotos entregadas a un periódico sensacionalista sobre la prueba de su vestimenta formal. Se dice que para la puesta en escena le cobraron algo así como 100 mil dólares. La otra hija, Samantha, medio hermana que no ha hablado con Meghan durante tres años, niega que fuera así y jura que fue ella quien combinó en secreto a los paparazzi: no con fines de lucro, sino para dar una imagen tranquilizadora del padre frente a las "intrusiones atroces" y la malignidad de los medios de comunicación británicos sobre las presuntas preocupaciones de los dos recién casados con respecto a su equilibrio psicológico.
    Sea como sea, la verdadera vergUenza para Markle -además del escándalo de las fotos robadas y vendidas- corren el riesgo de hacer ausentar al papá.
    Lo que también se suma es el del medio hermano y la hermanastra (no invitados) y la venenosa familia estilizada que los parientes excluidos ya han puesto en su lugar en su contra.
    La ex actriz de la serie de televisión "Suits" en realidad estaría implorando a los padres que lo reconsideraran. Mientras que Kensington Palace intenta poner un parche atractivo para "respetar y comprender" tanto para "el momento personal de la señorita Markle" como por "la situación difícil" de Thomas.
    En tanto se evalúan las alternativas. Hay quienes creen que Meghan podría ser acompañada en el camino hacia el altar por su madre, quien la entrega en Windsor.
    O, más probablemente, de un misterioso "amigo" del segundo hijo de Carlos y Diana de confianza con la pareja. Sin duda, el matrimonio "políticamente correcto", aprobado por la Familia Real en nombre de los nuevos tiempos, amenaza con llevar más de un dolor de cabeza, con los inquietos Markle por casa. Dolores de cabeza a los que la gobernante soberana de 92 años -después de los precedentes con Lady Di y algunas desafortunadas desventuras de la desenfrenada familia burguesa de Kate Middleton- hubiera prescindido. (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en