Aumento de medusas en el Mar Mediterráneo

Diez veces más su presencia en Italia desde 2009 a 2015

Aumento de medusas en el Mar Mediterráneo (foto: ANSA)
21:06, 16 julROMARedacción ANSA

   (ANSA) - ROMA, 16 JUL - Un aumento de medusas se está registrando en los últimos tiempos en el Mar Mediterráneo como consecuencia tanto de los cambios climáticos como por la capacidad de adaptación de estos animales a los ecosistemas.
    Estos habitantes "gelatinosos", sinuosos y coloridos, algunos suaves y otros ligeros como un velo desplazado por el viento, registraron un crecimiento, a tal punto que, desde 2009 a 2015, los avistamientos son cada vez más espectaculares a lo largo de las costas italianas, donde se han multiplicado por diez.
    Ahora se piensa en el proyecto "ojos de medusa", una investigación nacida de la Universidad de Salento y en colaboración con Marevivo que llama a recopilar información para "ofrecer" su contribución a todos los ciudadanos, gracias a la posibilidad de enviar directamente sus informes.
    Los números hablan de una verdadera "explosión" de estos organismos: se pasó de cerca de 300 avistamientos de medusas en 2009 a los 3.000 en 2015, con los datos sobre la proliferación pasada de 140 a más de 1.200.
    Entre los motivos principales está por ejemplo el calentamiento global que, por vía de los cambios climáticos, lleva especies tropicales al Mediterráneo, la sobreexplotación de los recursos pesqueros (en sustancia se pescan demasiados peces ligados al equilibrio de la cadena alimentaria) y de base a una adaptación que permite el inicio del ciclo biológico en otros ecosistemas.
    Sobre las costas italianas su distribución depende del tipo de hábitat que encuentran: por ejemplo la "pelagia", muy punzante, se encuentra en aguas profundas, sobre todo en el Tirreno; la "velella", la barcaza de San Pedro, en aguas profundas, en particular en el mar Ligure, o la "aurelia" que se encuentra principalmente en el norte del Adriático.
    "En todos nuestros mares puede estar la presencia de medusas -explica Ferdinando Boero, profesor de zoología en la Universidad de Salento, asociado con el CNR-Ismar- que habitan los océanos desde siempre, desde antes de la evolución de todos los demás residentes actuales".
    "Los más peligrosos somos nosotros, flagelo de los ecosistemas; Ellas nos advierten que no estamos comportándonos como deberíamos hacia los ecosistemas, con su funcionamiento, permiten nuestra supervivencia", resaltó. "Una novedad de este año es un verdadero 'bloom' (aumento repentino) de la 'rhopilema nomadica', bastante grande y afilada, con muchos ejemplares en las aguas de Egipto -observó Boero- es una medusa que normalmente va hacia Israel, donde tuvieron también que detener las centrales nucleares y la desalinización ya que estos animales estaban bloqueando la refrigeración de las centrales eléctricas, y hacia Turquía".
    En Israel la medusa más común es justamente la medusa nómada (Rhopilema nomadica), que alcanzó el Mar Mediterráneo en la década de 1970.
    Esta medusa pertenece a la phylum Cnidaria, animales que atacan a sus presas (plancton) y se defienden con células urticantes que contienen jeringas que son realmente flechas envenenadas.
    A pesar de que no tienen ojos, oídos, o incluso cerebro, lograron sobrevivir desde tiempos remotos, prácticamente sin cambios en su desarrollo, y son por lo tanto de las criaturas más antiguas que no se han extinguido.
    Según el experto, "hace dos años se informó en Cerdeña, que pueden haber cambiado las corrientes, pero por el momento no hay repercusiones aunque podría haberlas. En cambio hay tantísimas 'rhizostoma', aquellas blancas con el borde azul, y dentro de poco llegar la 'cotylorhiza', después de mediados de julio", a las costas italianas. (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en