Eutanasia de un menor en Bélgica, primer caso en el mundo

Joven de 17 años con "dolores físicos insoportables"

Bélgica es el único país del mundo que contempla la eutanasia para niños, aunque con un procedimiento que debe autorizar el Estado. (foto: ANSA)
20:58, 17 sepBRUSELASRedacción ANSA

   (ANSA) - BRUSELAS, 17 SET - Bélgica se convirtió hoy en el primer país en el mundo en aplicar la eutanasia de un menor, si se excluye el caso de bebés autorizados en Holanda.
   En otras palabras, la llamada "muerte dulce" de los menores de edad ha dejado de ser un tabú en Bélgica, donde se aplicó una ley aprobada en el 2014.

  La ley permite a los padres elegir la "muerte por compasión de sus hijos, bajo enfermedad terminal, después de haber hecho una solicitud al médico de cabecera, quien debe presentar el caso y recibir el permiso del Departamento Federal de Control y Evaluación de la Eutanasia. 

   El paciente tenía 17 años y "dolores físicos insoportables", precisó Wim Distelmans, director del Centro de control de la eutanasia, quien no precisó ni la identidad ni el sexo.
   En Bélgica la decisión no generó polémicas. En el país hubo polémicas en el 2014, cuando la ley que permite la eutanasia,
que ya estaba en vigor a partir del 2002 para los adultos, fue extendida también a los menores.
   La norma fue aprobada en ese momento con una amplia mayoría, pese a la oposición tanto de las asociaciones de pediatras como de la Iglesia católica.
   Muchos parlamentarios la aprobaron convencidos por una serie de "garantías" incluídas en la misma: el menor debe tener una
enfermedad en fase terminal y con sufrimientos físicos que no pueden ser contenidos y por otra parte un psicólogo externo al
equipo medico que cura al paciente debe evaluar "la capacidad de juicio" del mismo, para que entienda que significa morir.
Deben ser los mismo chicos, o jóvenes, en pedirlo, y repetidamente, con el acuerdo por otra parte de los padres.
   Lo único que se sabe del caso en Bélgica es que tuvo lugar en la región de las Flandres y que el Comité ético que debía dar la
autorización a los médicos recibió toda la documentación sobre el caso la semana pasada.
   "Por suerte no son muchos los casos en los que se pide una autorización, pero esto al mismo tiempo no significa que debemos
negarles el derecho de una muerte digna", precisó Distelmans.
   Desde Italia, la Iglesia católica hizo sentir su enérgica desaprobación. "Estamos doloridos como cristianos y como personas. Doloridos y preocupados" porque la vida es "sagrada y debe ser acogida siempre", dijo a ANSA el presidente de los obispos italianos, cardenal Angelo Bagnasco. (ANSA).

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en