Mijail Gorbachov celebra sus 90 años

Ultimo líder de URSS divide aún a la opinión pública en Rusia

Mijail Gorbachov, el padre de la perestroika, celebra sus 90 años
Mijail Gorbachov, el padre de la perestroika, celebra sus 90 años (foto: ANSA)
16:06, 01 marMOSCURedacción ANSA

(ANSA) - MOSCU, 01 MAR - Mijail Gorbachov, el último dirigente soviético, que aún divide a la opinión pública en Rusia, cumplirá este martes 90 años de edad, completamente aislado del mundo por la pandemia, preocupado por el renovado antagonismo entre su país y Estados Unidos, según sus allegados.
    La figura de Gorbachov es muy apreciada en Occidente por su intento de reformar la URSS, por su apertura a los valores democráticos y por su contribución al fin de la Guerra Fría.
    Nacido en 1931 en el sur de Rusia, el padre de la perestroika hizo una carrera rápida hasta llegar a la cima del estado en 1985, en un período difícil para la URSS.
    Moscú había pedido la carrera con Occidente por el bienestar económico, el precio del petróleo estaba bajando y el gasto militar era excesivo porque debía afrontar la carrera armamentista con Estados Unidos y la guerra en Afganistán.
    Gorbachov apuntó entonces a la distensión en la política internacional y al fortalecimiento interno, aunque con una tímida apertura a la economía de mercado.
    Sus caballos de batalla fueron la perestroika, la reconstrucción del sistema político y social, y la glasnost, la transparencia.
    En 1987 firmó con el entonces presidente estadounidense Ronald Reagan el Tratado INF (sobre las fuerzas nucleares intermedias) que puso fin a la crisis de los euromisiles, y en 1989 retiró las tropas soviéticas de Afganistán.
    En 1990 recibió el Premio Nobel de la Paz. Pero un año después, en agosto de 1991, se organizó un golpe en su contra, con los tanques circulando por las calles de Moscú.
    Gorbachov, sin embargo, sigue considerando que era posible "reformar" la Unión Soviética, aunque la decisión de los dirigentes ruso, ucraniano y bielorruso de firmar la defunción del Estado totalitario a finales de 1991 hizo imposible dicha tarea.
    El golpe de Estado fracasó y los conspiradores opuestos a las reformas de Gorbachov obtuvieron el efecto contrario al deseado: es decir, no hicieron más que acercar el fin de la URSS, que se desmoronó en pocos meses. (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en