Ultimátum de los cocaleros a Añez

"48 horas para dejar el poder o bloqueamos el País". 24 muertos

Campesinos dan ultimátum a presidenta interina de Bolivia, Jeanina Añez, para que renuncia. (foto: ANSA)
00:11, 18 novBUENOS AIRESRedacción ANSA

(ANSA) - BUENOS AIRES, 17 NOV - Los "cocaleros" (cultivadores de coca) bolivianos del Chapare, en la provincia de Cochabamba (centro del país), intimaron a la presidenta interina, Jeanina Añez, a que renuncia a su cargo en "48 horas" o bloquearán el país.
    A esta demanda se sumó el Consejo de Federaciones Campesinas de los Yungas de La Paz (Cofecay) que instruyó a sus bases a sumarse este lunes a una masiva marcha en la sede de Gobierno.
    Los yugueños marcharán en "defensa de los derechos humanos, el respeto a la Wiphala, el repudio contra el golpe de estado y el uso de armas letales de parte de las Fuerzas Armadas en contra del pueblo boliviano". Por su parte el nuevo gobierno de Bolivia desplegaba este domingo esfuerzos por lograr el cese de las manifestaciones que en un mes causaron 24 muertos.
    "Cuarenta y ocho horas para abandonar el poder o bloquearemos a Bolivia", advierten los cocaleros en medio de la tensión social y política que a traviesa el país sudamericano.
    Desde hace varios días se registran enfrentamientos, dejando también víctimas en el terreno, las fuerzas de seguridad por un lado y por el otro los partidarios del presidente dimitido, Evo Morales, decididos a poner fin al actual gobierno interino en el poder al que consideran ilegal y a los que ya le dieron un ultimátum.
    El principal foco del conflicto se había concentrado en Cochabamba, donde el pasado viernes campesinos cocaleros se enfrentaron con el ejército y la policía y ello causó nueve muertos, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), elevando a 24 el número de víctimas en un mes de confrontación.
    Los movimientos sociales a favor de Morales también se manifiestan en La Paz y otras ciudades bolivianas. Pero los "cocaleros" del Chapare, el bastión el renunciante presidente y ahora asilado en México, son los más duros y apuestan a hacer dimitir a Añez, dándole 48 horas de tiempo para renunciar. Si no lo hace, aseguran, bloquearán por tiempo indeterminado todas las vías de comunicación vial en el país hasta alcanzar su objetivo.
    Por el momento un bloqueo similar ya entró en acción en La Paz, donde desde hace días no ingresan más alimentos ni combustible.
    A pesar de los llamamientos a la calma del gobierno, pesa el número de víctimas de los enfrentamientos que ocurrieron después de las controvertidas elecciones del pasado 20 de octubre ganadas por Morales pero impugnadas por la oposición y la Organización de los Estados Americanos (OEA), y por lo tanto canceladas.
    Frente a estos hechos, Morales calificó desde su cuenta de Twitter de "crímenes contra la humanidad" y pidió "al gobierno de facto de Añez, (Carlos Mesa) y (Luis Fernando) Camacho de identificar a los autores intelectuales y materiales de las 24 muertes en 5 días por la represión policial y militar".
    Y luego agregó: "Denuncio a la comunidad internacional estos delitos de lesa humanidad que no deben quedar en la impunidad". Sin embargo, a las fuerzas de seguridad, el ejecutivo interino de Añez aseguró con un decreto la inmunidad penal "en las operaciones de mantenimiento del orden público": una medida que Morales definió como una "carta blanca para masacrar al pueblo".
    Lo que complica la superación de la crisis es la duradera movilización antigubernamental, pero también la opaca situación institucional, en la que un presidente, prácticamente autoproclamado, responde a un Parlamento presidido en ambas cámaras por exponentes del Movimiento al Socialismo (MAS) de Morales.
    El único argumento que une al gobierno y a la oposición es la intención de organizar nuevas elecciones dirigidas por un Tribunal Electoral (Tse) completamente renovado. Y la presidenta del Senado, Eva Copa, ya llamó al Parlamento para el martes con el examen del futuro proceso electoral.
    Para facilitar el diálogo y llegar a una nueva consulta electoral lo antes posible, el embajador Jean Arnault, enviado personal del secretario general de la ONU, Antonio Guterres, llegó el pasado sábado a La Paz.
    En su primera declaración en suelo boliviano, Arnault indicó que "a partir de hoy comenzaremos a encontrarnos con una multiplicidad de actores políticos y sociales para hablar sobre los principios de no violencia, pacificación, la necesidad de un diálogo urgente y también cómo contribuir a la objetivo para celebrar elecciones libres y transparentes". (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en