Gana la izquierda, pero batacazo de populistas

Salvini exulta por los aliados, "el 26 de mayo cambia Europa"

Partido Socialdemócrata de Antti Rinne gana elecciones generales en Finlandia
Partido Socialdemócrata de Antti Rinne gana elecciones generales en Finlandia (foto: ANSA)
20:40, 14 abrHELSINSKIRedacción ANSA

(ANSA) - HELSINSKI, 14 ABR - La izquierda ganó las elecciones generales en Finlandia por un suspiro -y podría volver a liderar el gobierno después de 20 años- con una ventaja limitada sobre los populistas de los Verdaderos Finlandeses que se perdieron un rotundo triunfo por una fracción de punto.
    El Partido Socialdemócrata (SDP), liderado por Antti Rinne, obtuvo un 17,7% respecto al 17,5% de los Verdaderos Finlandeses, los aliados de Matteo Salvini, quien exulta: "Los amigos 'populistas' del Partido Finlandés se convierten en el segundo Partido en Finlandia!!! El 26 de mayo, junto con la Liga, finalmente se cambia Europa", dijo el viceprimer ministro y ministro del Interior italiano.
    Según los cálculos de los medios de prensa locales, los socialistas obtendrán 40 bancas y los Verdaderos Finlandeses 39.
    El líder de la ultraderecha, Olli Kotro, había apostado al miedo de los ciudadanos a los nuevos sacrificios exigidos por otros partidos para combatir el cambio climático. Y luego nuevamente sobre la preocupación en la opinión pública sobre el aumento de los delitos sexuales, que la extrema derecha atribuye a los inmigrantes. Muchos finlandeses lo han escuchado.
    La política anti-extranjeros de los Verdaderos Finlandeses declinó en Europa con la adhesión al proyecto del líder de la Liga Norte italiana para establecer una alianza soberana, bautizada en los días pasados con un evento en Milán, a la que asistió el propio Kotro. Los Verdaderos Finlandeses ganaron consenso respecto al 15% de las preferencias en elecciones anteriores, pero con el segundo lugar podrían no tener voz en el nuevo gobierno: una oportunidad perdida, especialmente porque el 1ro de julio Helsinki asumirá la presidencia de semestre de la UE.
    Finlandia fue pionera en dar entrada en el gobierno a un partido xenófobo en el 2015, cuando los Verdaderos Finlandeses pactaron con el Partido de Centro del exprimer ministro Juha Sipila y los conservadores Coalición Nacional. El juego para liderar el país debería pasar a manos de los socialdemócratas del ex sindicalista Rinne: la mayoría de los finlandeses parecen haberse centrado en combatir el cambio climático y defender el generoso modelo de bienestar envidiado en todo el mundo, pero debilitado por años de austeridad bajo el gobierno de centroderecha del ex primer ministro Juha Sipila.
    Sipila había renunciado el mes pasado justo después del rechazo de su reforma sanitaria, que quería reducir significativamente los costos de salud. Y las urnas también confirmaron que sus recetas no fueron apreciadas: su partido del centro quedó cuarto, por detrás incluso de los conservadores.
    Por el contrario, durante la campaña electoral, Rinne señaló un fortalecimiento del estado de bienestar, que prometió, entre otras cosas, aumentar las pensiones en 100 euros al mes para sacar de la pobreza a más de 55 mil personas.
    El primer ministro no tuvo miedo en pedir un aumento de impuestos, que ya se encuentran entre los más altas de Europa, con una tasa impositiva máxima para las personas físicas de más del 51%. En un país, entre otros, donde hay una esperanza de vida entre las más altas de Europa (los mayores de 65 años superan el 21% de la población), con obvias consecuencias en el gasto público.
    Programas aparte, el primer problema para los socialdemócratas será encontrar socios para una coalición, visto que los números no les permitirán gobernar por sí solos. (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en