"El riesgo de una catástrofe educativa"

El papa Francisco y los riesgo del Covid-19 sobre la educación
El papa Francisco y los riesgo del Covid-19 sobre la educación (foto: ANSA)
19:04, 15 octCIUDAD DEL VATICANORedacción ANSA

(ANSA) - CIUDAD DEL VATICANO, 15 OTT - El Covid-19 puede crear las peores condiciones para la educación, que siempre es un acto de esperanza, alertó el papa Francisco, en un video mensaje para los participantes del Pacto Educativo Global y llamó a sumarse a esa iniciativa y "dar vuelta" el modo de desarrollo de la humanidad.
    "Es hora de mirar hacia adelante con valentía y esperanza.
    Que nos sostenga la convicción de que en la educación se encuentra la semilla de la esperanza: una esperanza de paz y de justicia. Una esperanza de belleza, de bondad; una esperanza de armonía social", afirmó durante un encuentro en la Pontificia Universidad Lateranense de Roma.
    El evento fue organizado por la Congregación para la Educación Católica y transmitido por Vatican News de manera online en italiano, con traducción simultánea en inglés, francés, español y portugués.
    En su video mensaje, Francisco explicó cuando invitó a iniciar este viaje de preparación, participación y planificación de un pacto educativo global, "nunca pudimos imaginar la situación en la que se desarrollaría", ya que "el Covid-19 ha acelerado y amplificado muchas de las emergencias y urgencias que estábamos experimentando y ha revelado muchas otras".
    "A las dificultades de salud siguieron las económicas y sociales", apuntó e indicó que los sistemas educativos de todo el mundo han sufrido la pandemia tanto a nivel escolar como académico y han mostrado una marcada disparidad en las oportunidades educativas y tecnológica.
    Según algunos datos recientes de los organismos internacionales, se habla de una "catástrofe educativa" -afirmó el Papa- en referencia a los aproximadamente diez millones de niños que podrían verse obligados a abandonar la escuela debido a la crisis económica generada por el coronavirus.
    Este hecho aumentaría una brecha educativa ya alarmante con más de 250 millones de niños en edad escolar excluidos de toda actividad educativa.
    El Pontífice hizo hincapié en que esta situación ha hecho que se tome conciencia de que "hay que dar la vuelta al modelo de desarrollo", el modo que tenemos de desarrollarnos como sociedades, economías y como humanidad.
    Centrándose en el poder transformante de la educación, Francisco recordó que educar es siempre un acto de esperanza, "que invita a la coparticipación y a la transformación de la lógica estéril y paralizante de la indiferencia; en una lógica diversa capaz de acoger nuestra pertenencia común".
    "También somos conscientes de que un camino de vida necesita una esperanza basada en la solidaridad, y que todo cambio requiere una trayectoria educativa, para construir nuevos paradigmas capaces de responder a los desafíos y emergencias del mundo contemporáneo, para comprender y encontrar soluciones a las necesidades de cada generación y para hacer que la humanidad florezca hoy y mañana", completó el papa Y recalcó que la educación es una de las formas más efectivas de humanizar el mundo y la historia.
    "La educación es sobre todo una cuestión de amor y responsabilidad que se transmite de generación en generación. La educación, por lo tanto, se propone como el antídoto natural a la cultura individualista, que a veces degenera en un verdadero culto al yo y a la primacía de la indiferencia", afirmó Francisco.
    "Nuestro futuro no puede ser la división, el empobrecimiento de las facultades de pensamiento y de imaginación, de escucha, de diálogo y de comprensión mutua.
    Nuestro futuro no puede ser este. Hoy en día se necesita una etapa renovada de compromiso educativo, que involucre a todos los componentes de la sociedad", enfatizó luego. (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en