Partida decisiva en la reforma financiera

Mañana George Pell en Roma

Banco en el Vaticano
Banco en el Vaticano (foto: ANSA)
19:00, 28 sepCIUDAD DEL VATICANORedacción ANSA

(ANSA) - CIUDAD DEL VATICANO, 28 SET - La reforma de las finanzas vaticanas podría acelerarse: los últimos escándalos, desde el inmueble de Londres a las presuntas donaciones del cardenal Angelo Becciu con el dinero del Obolo de San Pedro, están impulsando al papa Francisco a completar la obra de racionalización, pero sobre todo de transparencia.
    En esta dirección va la hipótesis, que se estudia desde hace un tiempo, de concentrar las inversiones en una única entidad, la Administración del Patrimonio de la Sede Apostólica (APSA), el "banco central" del Vaticano.
    El intento es el de quitar a los dicasterios, pero también a la Secretaría de Estado, la gestión de fondos que en algunos casos ascienden a varias decenas de millones de euros. Una decisión que presuntamente fue propuesta al papa por el prefecto para la Economía, el jesuita Antonio Guerrero Alves.
    Paralelamente se intensifica la actividad de investigación: y no se excluye incluso que Angelo Becciu, ya sin la "defensa" de la púrpura, pueda ser llamado a declarar sobre la cuestión del inmueble londinenses, pero también sobre transferencias de dinero a la diócesis de Ozieri y otras operaciones que habrían sido ventajosas para los tres hermanos.
    La revista l'Espresso dio a conocer nuevos papeles sobre el caso, según los cuales la Birra Pollicina del hermano de Becciu, que contó con apoyo de una conspicua financiación del magnate angoleño Antonio Mosquito, no implementaría un proyecto social -la reinserción de jóvenes autistas- sino que sería embotellada por una fábrica de cerveza del Lazio y luego etiquetada por la Angel's SRL.
    Además "no habría una simple donación liberal tras la erogación de una controlada angoleña de los fondos para la compañía Angel's SRL, sino -escribe L'Espresso- el último acto de un consolidado volumen de negocios iniciado cuando el excardenal Becciu era nuncio en Angola".
    El semanario, en un artículo sobre el sitio, revela además que mediante el Fondo Centurion gestionado por Enrico Crasso hubo múltiples inversiones conjuntas con Mosquito.
    Aquella para la adquisición del petróleo angoleño se habría interrumpido por una investigación sobre el magnate y su socia, Isabela Dos Santos, hija del expresidente angoleño, de parte de la magistratura portuguesa.
    "El dinero de la Secretaría de Estado en el Fondo Centurion fue utilizado también para inversiones en empresas rusas y bielorrusas de oligarcas cercanos a Putin", concluye L'Espresso.
    Por su parte, el cardenal se dice "listo" para presentarse frente a los magistrados, en caso de que lo citaran a juicio, mientras la familia hoy presentó dos denuncias por difamación y calumnia.
    Lo anunció el abogado Ivano Lai, defensor de todo el núcleo familiar del alto prelado sardo.
    En cambio, en el frente de la magistratura vaticana, hoy el papa reforzó el equipo del Tribunal presidido por Giuseppe Pignatone con el nombramiento de un Promotor de Justicia "aplicado", una figura nueva del ordenamiento jurídico vaticano nacido para reforzar las investigaciones allí donde se manifiesta una emergencia particular. El nuevo magistrado es Gianluca Perone, experto en derecho comercial.
    En este clima de investigaciones, pero también de sospechas y de "todos contra todos" que ya se había visto con el Vatileaks, llegan mañana al Vaticano los inspectores de Moneyval.
    Hasta ahora sus informes fueron bastante generosos con la Santa Sede, tras décadas de opacidad: pero los últimos escándalos podrían complicar el logro de la "white list" que hasta hace una semana se daba por descontada.
    Y sorpresivamente, siempre mañana, vuelve al Vaticano también el cardenal australiano George Pell, ex "ministro de Economía", excarcelado tras ser exonerado de las acusaciones de pedofilia.
    Es la primera vez que Pell vuelve a Roma desde 2017, cuando dejó su cargo de Prefecto para la Economía para defenderse en Australia.
    En estos días ya había hecho escuchar su voz para agradecer al papa por haber alejado al cardenal Becciu, con quien siempre tuvo contrastes. El motivo de su visita a Roma no se dio a conocer, pero es evidente que podría agregar un elemento de tensión en una situación que no es serena.
    Entretanto en el Vaticano hay una carrera contra el tiempo para llegar, antes del domingo, a proporcionar nuevos datos sobre el Obolo de San Pedro, cuyos números se frenan en 2016 (78 millones de dólares).
    También se podría decidir reforzar la parte destinada efectivamente a las obras caritativas, que hoy no llegan siquiera a un tercio del total. Antes del domingo, porque el 4 de octubre será en todas las iglesias del mundo la colecta destinada a la Caridad del papa.
    Pero el 4 de octubre es también el día en que se publicará la nueva encíclica del papa Francisco, "Hermanos todos", y se quiere conjurar que resulte opacada por este clima decididamente "invernal" que se respira en los sagrados palacios. (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en