Quien explota la naturaleza explotará a personas

"Destruir lo creado se pagará muy caro"

El papa Francisco en la audiencia general
El papa Francisco en la audiencia general (foto: ANSA)
13:24, 16 sepCIUDAD DEL VATICANO 16 SEPT - El papa Francisco dedicó hoy la catequesis de la audiencia general -la tercera en el patio de San DámasoRedacción ANSA

El papa Francisco dedicó hoy la catequesis de la audiencia general -la tercera en el patio de San Dámaso, con el retorno de los fieles- a pedir a los fieles no olvidar que "quien no sabe contemplar la naturaleza y lo creado, no sabe contemplar a las personas en su riqueza".
    "Quien vive para explotar la naturaleza -subrayó- termina por explotar a las personas y tratarlas como esclavas".
    "Esta es una ley universal: si no sabes contemplar la naturaleza, será muy difícil que sepas contemplar la gente, la belleza de las personas, el hermano, la hermana", explicó.
    Francisco planteó el ideal de la "contemplación" como antídoto para todo abuso y explotación de la naturaleza, y como base -en cambio- para "cuidarla" y "custodiarla".
    Estos temas confluirán también en la nueva encíclica de Francisco, "Hermanos todos", sobre la fraternidad y la amistad social, que después de la firma el 3 de octubre en Asís será publicada al día siguiente, día de la fiesta de San Francisco.
    "Un acontecimiento histórico, porque por primera vez un papa firma una encíclica fuera de Roma", definió el padre Enzo Fortunato, vocero del Sacro Convento, y "un trozo de historia que nos ayuda a leer la historia de este pontificado, captando a la luz de la elección del nombre el 'andamio' evangélico".
    "Estábamos acostumbrados a ver a los papas firmar encíclicas sobre una mesa de madera -dijo-. Aquí veremos al hombre argentino que mirará a los ojos al hombre de Asís, firmando sobre un alter de piedra".
    "Sin contemplación -dijo hoy el pontífice- es fácil caer en un antropocentrismo desequilibrado y soberbio, el 'yo' en el centro de todo, que sobredimensiona nuestro papel de seres humanos, posicionándonos como dominantes absolutos de todas las otras creaturas".
    "Una interpretación distorsionada de los textos bíblicos sobre la creación contribuyó a esta mirada equivocada, que lleva a explotar la tierra hasta sofocarla", observó.
    "Explotar lo creado: este es el pecado -subrayó-. Creemos estar en el centro, pretendiendo ocupar el lugar de Dios, y así arruinamos la armonía de lo creado, la armonía del diseño de Dios. Nos convertimos en predadores, olvidando nuestra vocación de custodios de la vida".
    Según el papa, "no podemos pretender seguir creciendo a nivel material sin cuidar la casa común que nos acoge. Nuestros hermanos más pobres y nuestra madre tierra gimen por el daño y la injusticia que hemos provocado y reclaman otra ruta. Reclaman de nosotros una conversión, un cambio de ruta: cuidar también la tierra, lo creado".
    Por lo tanto, "es importante recuperar la dimensión contemplativa, es decir mirar la tierra, lo creado como un don, no como algo que explotar para el beneficio".
    Para Francisco, "quien sabe contemplar más fácilmente se pondrá a la obra para cambiar lo que produce degradación y daño a la salud. Se comprometerá a educar y promover nuevos hábitos de producción y consumo, a contruir con un nuevo modelo de crecimiento económico que garantice el respeto por la casa común y el respeto por las personas".
    Y "cada uno de nosotros debe ser custodio del ambiente, de la pureza del ambiente, buscando conjugar saberes ancestrales de culturas milenarias con los nuevos conocimientos técnicos, para que nuestro estilo de vida sea siempre sostenible".
    El pontífice también advirtió que explotar y destruir lo creado "se paga caro: no olvidemos aquel dicho español, 'Dios perdona siempre, nosotros perdonamos a veces, la naturaleza no perdona nunca".
    Y recordando el caso de los dos glaciares que se están desprendiendo en la Antártida, pronosticó que "será terrible, porque el nivel del mar crecerá y esto traerá muchas, muchas dificultades y mal. ¿Por qué? Por el recalentamiento, por no cuidar el ambiente, por no cuidar la casa común".
    Invocó entonces una "revolución del cuidado": "Contemplar para cuidar, custodiar nosotros, lo creado, nuestros hijos, nuestros nietos y custodiar el futuro. Contemplar para cuidar y para custodiar y dejar una herencia a las generación futura".
    (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en