"Padrenuestro" con cambios en Italia, tras Pascua

Ajustes de la Comisión Episcopal tras el pedido de Francisco

15:11, 29 eneCIUDAD DEL VATICANORedacción ANSA
(ANSA) - CIUDAD DEL VATICANO, 29 ENE - El Evangelio de bolsillo que el papa Francisco hizo distribuir a los fieles en la plaza San Pedro en 2014 presentaba ya el rezo del "Padrenuestro" con la traducción que el Sumo Pontífice deseaba.
    En la página 19 se lee, del Evangelio según Mateo, "danos hoy nuestro pan de cada día, y perdónanos por nuestras ofensas, como nosotros las perdonamos a quienes nos ofenden, y no nos abandones a la tentación más líbranos del mal".
    En efecto, es ésta la traducción ya observada en el Vaticano: también el domingo pasado, en la Jornada por la Palabra de Dios, la primera de la historia, llamada propiamente por Francisco, el Pontificio Consejo para la Promoción de la Nueva Evangelización, promovió en la tarde, en la basílica de Santa Inés, un maratón de lectura del Evangelio de San Mateo y el texto entregado a los lectores recaba justamente la nueva traducción.
    Así, ahora también la Conferencia Episcopal Italiana (CEI), luego de un largo debate, se adecua. La traducción del "Padrenuestro" correcta requerida por Francisco -que la prefiere al viejo estilo "no nos induzcas a la tentación"- será publicada oficialmente luego de Pascua y en las iglesias italianas será interpretada en el primer domingo de Adviento, el próximo 29 de noviembre.
    El "no nos induzcas a la tentación" podría dar lugar casi a pensar, según el pontífice, que pudiera ser Dios el que nos empuja al mal. La acción de Dios frente al mal es siempre de salvación, enfatiza. Y fue monseñor Bruno Forte, arzobispo de Chieti-Vasto y teólogo de Estado, el que anunció que el Misal con la nueva versión del Padrenuestro querida por la Conferencia Episcopal Italiana saldrá "algunos días después de la próxima Pascua" y el uso litúrgico será introducido a partir de las misas del 29 de noviembre.
    Entrevistado por Radio Vaticana Italia, monseñor Forte explicó que los obispos italianos decidieron la modificación "para una mayor fidelidad con las intenciones expresadas en el rezo de Jesús y el original griego. En realidad el original griego usa un verbo que significa literalmente "llevarnos, conducirnos". La traducción latina 'inducere' podría invocar al homólogo griego. Pero, en italiano indurre quiere decir empujar a... en sustancia, hacer que esto suceda. Y resulta extraño que se pueda decir a Dios 'no empujarnos a caer en tentación".
    En suma, la traducción mejor -prosigue el arzobispo- era "un interrogante que se coló en todos los episcopados del mundo".
    Se quiere expresar que "nuestro Dios, que es un Dios bueno y grande en el amor, procurará que nosotros no caigamos en tentación. Mi propuesta personal fue que se tradujese en "haz que no caigamos en tentación" -dice Forte- dado que en la Biblia del CEI la traducción elegida fue "no abandonarnos a la tentación, al fin los obispos para respetar la correspondencia entre el texto bíblico oficial y la liturgia prefirieron esta última versión".
    ¿El cambio será problemático para los fieles habituados a la vieja versión? "Sustancialmente -responde- la modificación es muy limitada. No creo que debería traer grandes problemas.
    Debemos ayudar a las personas a comprender que no se trata de querer un cambio con fin en sí mismo sino un cambio de rezo en la manera todavía más consciente y cercana a las que fueron las intenciones de Jesús". (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en