Pide que "Iglesia no se cierre a las elites"

Presidente del CEI defiende postura de Francisco

17:00, 25 eneCIUDAD DEL VATICANORedacción ANSA
(ANSA) - CIUDAD DEL VATICANO, 25 ENE - La Iglesia no debe cerrarse como una elite o un círculo de los "perfectos", pidió hoy el papa Francisco. El pontífice volvió a insistir en la necesidad de una Iglesia que sepa hablar con la gente, que se abra a los otros, que vuelva a su valor de la hospitalidad.
    Tal pedido lo hizo en la audiencia con la Rota Romana, que ratificó más tarde en la homilía pronunciada en la Basílica de San Pablo, como conclusión de la Semana de Plegaria por la Unidad de los Cristianos. En un clima de ataques al pontificado, desde el exterior pero especialmente desde el interior, apareció en escena el presidente de la Conferencia Episcopal Italiana, el cardenal Gualtiero Bassetti, que en un estallido sin precedentes invitó a las personas a las que no les gusta el Papa a "tomar otros caminos".
    "Criticar está bien. Pero este destructivismo no. Si a alguien no le gusta este Papa que lo diga porque es libre de elegir otros caminos", dijo Bassetti. "Disculpen el estallido pero el objetivo de todos debe ser el de buscar respuestas para el bien de la Iglesia y de la humanidad", agregó. El cardenal habló del próximo encuentro de Bari dedicado a la paz en el Mediterráneo, en que se abordará también "el complejo problema migratorio". Un tema sobre el cual la voz de la Iglesia es siempre unívoca. Pero Francisco insiste en la necesidad de salir de la propia huerta y evitar, por lo tanto, "una pastoral de elite que olvida al pueblo".
    Lo dijo hoy en la audiencia con la Rota Romana, en la que sugirió que hay "parejas de esposos cristianos" que pueden convertirse en "misioneros humildes y llegar a las plazas donde la Palabra de Jesús no llega o no penetra" y pueden "despertar a los pastores quietos, bloqueados por el pequeño círculo de los perfectos".
    "El Señor vino a buscar a los pecadores, no a los perfectos", subrayó el pontífice. "No podemos resignarnos a ser una Iglesia de pocos, solo levadura aislada", agregó e indicó que, en ausencia de pastores "en salida", el nuevo camino de testimonio puede ser confiado a las parejas de esposos cristianos, a veces "dispuestos pero que no son convocados".
    En la homilía de la tarde, ante la presencia de representantes de otras confesiones cristianas, Jorge Bergoglio insistió en el valor de la hospitalidad. "Nuestros mayores nos enseñaron con el ejemplo que en la mesa de la casa cristiana siempre hay un plato de sopa para el amigo de paso o para el necesitado que golpea a la puerta. Y en los monasterios, el huésped es tratado con mucho cuidado, como si fuese Cristo. ¡No perdamos, por el contrario, reavivemos estas costumbres que saben del Evangelio!", exhortó. En tanto, en Roma, los cristianos, sobre todo evangélicos y ortodoxos (pocos católicos), se reunieron en la Plaza Santi Apostoli por el Día Cristiano, una mezcla de manifestación política y "happening", con banderas y coros de estadio de fútbol. "Además de la homotransfobia, la verdadera alarma de hoy es la cristianofobia. Los cristianos no solo son perseguidos en el exterior sino también en Europa y en el silencio de todos", subrayó el presidente de la organización Pro Vida y Familia, Toni Brandi, hablando desde un palco, en el centro de la manifestación.(ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en