El drama de las monjas abusadas o estresadas

Monjas (imagen publicada en las redes sociales).
Monjas (imagen publicada en las redes sociales). (foto: Ansa)
21:01, 23 eneCIUDAD DEL VATICANORedacción ANSA

   (ANSA) - CIUDAD DEL VATICANO, 23 ENE - Monjas abusadas humilladas, estresadas, incluso a veces abandonadas y forzadas a la prostitución para sobrevivir: ése es el diagnóstico que el Osservatore Romano, con su revista mensual "Donne Chiesa Mondo", dejó al descubierto las cuestiones más espinosas de los conventos, no sólo atravesados por una fuerte disminución de las vocaciones.
   Efectivamente, entre las preocupaciones emergentes hay, según el Vaticano, también casos de violencia cometidos dentro de los muros de los propios monasterios.
   De hecho, la Congregación para los institutos de la vida consagrada está examinando casos de abuso sexual por parte de sacerdotes y religiosos contra monjas, y también "abuso sexual entre monjas".
   Lo reveló el cardenal Joao Braz de Aviz, prefecto de la Congregación para los institutos de vida consagrada, dando el ejemplo de la violencia "entre la formadora y la persona en formación".
   "En una congregación -aseveró el cardenal- hubo nueve casos denunciados". Se trata de un fenómeno hasta ahora "oculto" que tendrá que salir". En una entrevista a la revista Vaticana, el cardenal, al ser consultado sobre la violencia sufrida por las religiosas de parte de los sacerdotes, respondió: "Recibimos informes de casos, debemos examinarlos".
   Luego también está el fenómeno de las antiguas monjas que han quedado en la calle una vez que decidieron abandonar el velo. Por esta razón, se ha abierto una casa en Roma para acoger a antiguas hermanas religiosas. Según el cardenal Braz de Aviz, fue una "decisión del Papa de crear una casa en Roma para recibir a algunas monjas despedidas por nosotros y las superiores, especialmente si son extranjeras".
   El cardenal señaló que "hay casos muy difíciles en los que las superiores han guardado los documentos de las monjas que deseaban abandonar el convento, o que habían sido expulsadas".
   "Estas personas ingresaron al convento como monjas y se encuentran en estas condiciones. También hubo un caso de prostitución para poder permanecer", aseveró. Finalmente, las monjas están cada vez más afectadas por el estrés laboral, así como por el estrés postraumático.
   Ambos pueden tener entre las causas el abuso: abuso de poder, contextos abusivos, abuso sexual.
   Por esa razón, la Unión Internacional de Superiores Generales decidió instituir una Comisión de Cuidado Personal. Y poner en la agenda temas que alguna vez fueron tabú. La hermana Maryanne Lounghry, australiana, psicóloga, consultora de su gobierno, investigadora del Boston College y la Universidad de Oxford, explicó que "es fundamental que una monja sepa qué puede pedir y qué no se le puede pedir".
   "Es esencial que una monja sepa lo que puede preguntar y lo que no se le puede pedir.
   "Cada una debe tener un código de conducta, una carta de acuerdo con el obispo o el párroco; debe poder decirle al padre o la hermana: 'Sabes, trabajé 38 horas esta semana, no puedo trabajar el domingo y regresar el lunes nuevamente, necesito un día libre".
   "Un contrato negociado, nos hace más fuertes", completó.(ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en